Posiciones correctas para amamantar a tu baby, ¿ya sabías?

Hablamos un poco más sobre las verdades de la lactancia materna y las ventajas de amantar con las posiciones correctas. ¡Increíble pero cierto! Si estás en este proceso, no dejes de leer este post, te va a servir un montón.

La lactancia es mucho más que un medio para satisfacer las necesidades fisiológicas básicas del bebé; es también un momento de conexión entre madre e hijo, lleno de emociones y sensaciones.

Cubrir esta necesidad ofrece a ambos una profunda sensación de bienestar y tranquilidad además de proporcionar a las madres un sentimiento de gratificación al sentirse esenciales para el crecimiento y el desarrollo del pequeño.

CHECA ESTE POST: CAMBIOS DE TALLA DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA, ¡ENCUENTRA TU BRA CORRECTO!
Foto de Icaro Mendes en Pexels
Foto de Icaro Mendes en Pexels

La posición cuenta

La correcta fijación al seno por parte del niño y el bienestar de la madre, son la primera premisa para una lactancia serena y duradera.

La posición de la lactancia materna, por lo tanto, debe ser cómoda para ambos. Al sostener al bebé, la madre debe tener espalda y hombros relajados. El niño debe estar a la altura correcta con respecto al pecho, con el cuerpo alineado y hacia la madre.

Las posiciones para amamantar correctamente son muchas: puede estar la madre sola o tener ayuda de alguien más, lo importante es encontrar la postura que más se adapte a sus necesidades.  Los expertos de Chicco presenta las más clásicas:

La posición de enfermería clásica llamada «cuna»

Es la que tiene al bebé de costado, con los hombros y las piernas alineados, vientre contra vientre. El pecho está apoyado por una mano y la cabeza del bebé descansa sobre el otro antebrazo.

Una variante muy utilizada en las primeras semanas es la «transición» ya que puede ser fácil de realizar incluso para las madres en la primera experiencia. En este caso, el bebé es apoyado por una almohada de lactancia que lo lleva directamente al pezón. El cuello del bebé está sostenido por la mano de la madre y opuesto al pecho al que está unido el bebé.

Cojín de lactancia, una ayuda para ambos

Especialmente diseñado para la alimentación y con la forma y la consistencia adecuadas, ayuda a la madre a sostener al bebé brindándole seguridad y asegurando una posición cómoda al reducir la tensión muscular en los brazos, hombros y cuello.

Le ofrece al bebé un nido suave y cómodo durante la lactancia. Además, es ideal para cuando el que alimenta al bebé es el padre, la abuelita o la tía, ya que los ayuda con la postura correcta.

Fuente: Chicco


MIRA ESTE POST: LACTANCIA MATERNA UNA ELECCIÓN DE VIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.