alimentacion saludable

¿Productividad y alimentación?, ¿cómo se relacionan?

Por Paulina Suárez, Especialista en nutrición y entrenamiento para la recomposición corporal. Fundadora de Fuerza Fit*

Muchos de nosotros estamos confinados en nuestros escritorios durante 7-8 horas al día y, como resultado, nos resulta difícil obtener una nutrición adecuada durante la jornada laboral. En la sociedad actual que ha pasado rápidamente, la nutrición es tan importante como siempre. Los bocadillos salados, grasos o azucarados de las tienditas o las máquinas expendedoras de la oficina pueden darnos un impulso rápido, pero a la larga, solo nos están frenando.

Azúcares simples, grasas y sal están mermando tu productividad

Los alimentos ricos en carbohidratos y azúcares simples, como las barras de chocolate y los pasteles o bollería, ofrecen formas de energía que llegan al torrente sanguíneo de inmediato y nos hacen sentir recargados. Esto hace que tu cuerpo reaccione y produzca insulina que ayuda a digerir el azúcar correctamente y evita que la glucosa en tu sangre suba demasiado. Pero a medida que esto falla y los niveles de glucosa vuelven a caer, tu cuerpo se ve obligado a generar demasiada adrenalina, lo que puede provocar nerviosismo, irritabilidad y depresión; disminuyendo tu capacidad laboral.

alimentacion no saludable azucar

Por otro lado, los efectos deshidratantes a corto plazo del exceso de cafeína, los alimentos ricos en sal y los alimentos grasos están estrechamente relacionados con la reducción del rendimiento mental y con los dolores de cabeza. A largo plazo, los empleados que consumen demasiados alimentos procesados ​​corren el riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud graves.

Por eso es tan importante que mejores tu alimentación para obtener un rendimiento óptimo en tu trabajo.

Te interesa: looks para trabajar en casa.

Tips para mejorar la productividad en el trabajo

rendimiento en el trabajo

  1. Procura no saltarte el desayuno ni hacerlo sobre tu escritorio. Presta atención a lo que comes y prioriza una buena fuente de proteína magra como huevo, tofu, aves o quesos frescos y suficientes verduras.
  2. Si te es posible, prepara tu desayuno tú misma o busca opciones saludables cerca de tu oficina. Una buena práctica es dejar el consumo de carbohidratos al final, como el pan o la tortilla y no comenzar por ellos.
  3. En lugar de snacks procesados puedes elegir colaciones más naturales y ricas en proteína. Puede ser yogurt, rollos de pechuga de pavo, queso cottage o kéfir y complementar con una fruta o dos cucharadas de semillas.
  4. Mantenerte activa es la llave para un mejor rendimiento. Será ideal si puedes hacer un poco de ejercicio antes de llegar a la oficina y aprovecha cada oportunidad para ponerte de pie o acumular pasos a tu día, lo recomendable es dar entre ocho y diez mil pasos al día.

Al principio puede ser difícil cambiar tus hábitos alimenticios, pero recuerda que después del período de adaptación, de una o dos semanas, tu cuerpo comenzará a mejorar tu rendimiento en el trabajo se verá optimizado.

Finalmente, mantener tu hidratación durante el día será muy importante para evitar antojos dulces. Bebe suficiente agua pura, infusiones o té sin azúcar y no abuses del café; intenta limitarlo a dos tazas al día.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

*Especialista en nutrición y entrenamiento para la recomposición corporal. Fundadora de Fuerza Fit, certificada ante la FIFA, SportMed y por el Instituto en Ciencias de Nutrición y Salud en dieta vegana y vegetariana. Miembro de la Federación Mexicana de Nutrición Deportiva.

https://www.facebook.com/fuerzafitmx/

https://www.instagram.com/fuerzafitmx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.