Netlog

Una auténtica mexicana, de 88 años, inspiró el personaje de la Abuelita de Miguel Rivera, en la película Coco.

Pueblito Guzmán es mexicana y familiar política de Nick Rosario, director de animación de la cinta. Ha vivido en Los Ángeles durante largo tiempo, pero no habla inglés y por eso requirieron del también mexicano Alonso Martínez para que trabajara en la articulación del personaje.

Su misión fue pedirle a Pueblito que ejecutara distintas expresiones y movimientos que sirvieran de referencia a los animadores.

Pueblito Guzmán durante la sesión de fotos en Pixar | Foto: Cortesía Pixar]

“Había mucha gente tomándome fotos. Me pedían que hiciera muchas muecas y que moviera mis brazos”, dijo Pueblito.

Varios de los retratos que resultaron de aquella sesión fueron impresos y enmarcados a manera de agradecimiento por su disposición y entusiasmo para que Pueblito pudiera tenerlos como recuerdo.

Hace unas semanas, su orgulloso nieto, Brandon Guzmán, los compartió en Facebook.

Coco, la mejor película animada que ganó en la 75 edición de los Golden Globes, el pasado domingo, refleja la hermosa tradición mexicana del Día de Muertos y cuenta la historia de Miguel, un amante de la música que debe luchar contra las creencias de su familia para lograr su sueño.

La cinta, estrenada el pasado octubre, rompió taquilla en México y en Estados Unidos, donde superó varias  apuestas cinematográficas de la temporada, como “Boss Baby”, “Breadwinner”, “Ferdinand” y “Loving Vincent”.

Tanto la actitud como las características faciales de Pueblito inspiraron el personaje de la abuela más estricta de Santa Cecilia.

Lee Unkrich, uno de los creadores de la cinta, cuenta que Abuelita —cuya voz en español estuvo a cargo de Angélica María— es un personaje “afectuoso y amoroso en un momento, pero sumamente estricta al siguiente. Con ella nunca sabes a lo que te enfrentas”.

Una de las escenas más ocurrentes —y memorables— de la película ocurre en la plaza central de Santa Cecilia, pueblito donde vive Miguel Rivera. Después de bolear los zapatos de un mariachi, Abuelita lo descubre a punto de tocar la guitarra y en un pestañeo la vemos amenazando al músico con la chancla en una mano y mimando a su nieto, casi al mismo tiempo, con la otra.

Si todavía no la has visto, pues anímate a hacerlo. Es una de las cintas más emotivas y emblemáticas que hayas podido ver.