Uno de los temas más delicados para toda madre es cuando sus pequeños llegan a los 5 añitos y aún se hacen pis en la cama. ¿Qué pudiera estar pasando?

A este problemita de esfínteres se le llama enuresis y según  la Asociación Americana de Psiquiatría, en el Manual DSM-IV-TR, se considera que se padece enuresis si, por lo menos dos veces por semana y durante un mínimo de tres meses consecutivos, los niños de cinco años (o un nivel de desarrollo equivalente) tienen emisiones involuntarias de orina.

El 7% de los niños en México tiene inconvenientes para lograr dicho control y se dice que padecen “enuresis”.

Causas de la enuresis:

  • Factor genético: el 75% de los niños que padecen enuresis tienen un familiar biológico de primer grado, papá o mamá, que también padeció este trastorno.
  • Anormalidades en la producción de la hormona vasopresina y la reducción de la capacidad vesical, según investigaciones del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz.
  • Alguna problemática psicológica.

“Psicoanalistas refieren que algunos niños encuentran placentera la sensación de humedad y lo entienden a nivel inconsciente como una defensa frente ansiedades, fantasías de control del otro y como un mecanismo para descargar impulsos hostiles al representar la orina como un arma para atacar”.

¿Cómo apoya a tu peque con enuresis?

Uno de los consejos más importantes que Andrea Díaz, experta de GoodNites te da es que tomes este proceso con calma, evitar regañarlo y castigarlo.

Recuerda que el niño puede presentar cuadros de culpabilidad y vergüenza. Con tu apoyo y el de papá, todo será muchísimo más fácil.

  1. No descartes consultar a un especialista para descubrir qué está afectando la incontinencia del pequeño.
  2. Establecer una rutina con horarios para ir al baño y donde se restrinjan los líquidos antes de dormir.
  3. Se recomienda establecer horarios determinados durante la noche para que el pequeño se levante, vaya al baño y regrese a dormir.
  4. Un niño entre 6 y 12 años requiere dormir entre 9 y 12 horas.
  5. Psicoterapia emocional y/o terapia familiar para trabajar con la autoestima de los niños, así como los problemas emocionales que desencadenan la enuresis como un síntoma.
  6. Entrenar a la vejiga mediante ejercicios como el retraso de la micción por segundos para favorecer la capacidad funcional de la vejiga. Es decir, cuando el pequeño está haciendo pipí se intenta “apretar” para contener por segundos.

¿Sabías que…?

«Los niños con enuresis presentan alteraciones en el comportamiento o algunos problemas de lenguaje, aprendizaje o habilidades motoras. También puede llegar a tener relación con el sonambulismo y los terrores nocturnos.»

 

Información sugerida por Huggies®

 

LEER MÁS SOBRE: CANTAR: BENEFICIOS PARA LOS NIÑOS

Comparte tu opinión