Hoy se celebra el día de Acción de Gracias en muchos países del mundo. En México, mi país no lo celebramos y a mí me gustaría que sí se hiciera. Creo que es una buena tradición.

En fin… como a mí sí me gusta yo lo celebro, a veces sola, a veces con amigos, pero siempre me gusta hacer consciente esta linda experiencia de dar gracias.

Este año, como todo lo que ha pasado en este 2020, es diferente, y no tendremos cena, pero me siento agradecida y hoy lo celebro con ustedes, lectores y con mi querida revista Kena que contiene mis palabras y las lleva hasta ustedes.

Gracias Cris por invitarme a participar contigo a seguir escribiendo, publicando y compartiendo (y por tanto más), gracias Kena por albergar mis letras y llevarlas a dónde tengan que ir, gracias lectores por leer, y a veces hasta compartir eso que escribo.

Gracias a aquellos que han estado en un taller, conferencia, o terapia, por buscar conmigo ese apoyo para encontrar la manera de dejar brillar más su luz y dejarme compartir todo lo que aprendo para yo también brillar, cada día que comparto algo, siento una gran satisfacción, de confiar en mí, en lo que hago y digo y lo que se me ocurre para compartir que a veces viene de no sé dónde, y cada vez más confío en dejarme hacer eso que viene de… seguro que de mi alma, porque aunque parezca raro, siempre que uso algún ejercicio, o dinámica o una simple expresión que viene de algún lugar dentro mío y me atrevo a usarlo me trae hermosos resultados.

Gracias a este peculiar año por dejarme entrar a lugares recónditos de mi Ser para liberar más de mi luz, y gracias a ese espacio que me contuvo por 8 meses que me hizo sentir segura para cuidarme y cuidar a los que quiero.

Gracias tíos por la oportunidad del espacio. Y de forma muy importante gracias a los muchachos (Isidro, Armando y Estelita) que cuidan el entorno y a nosotros, y nos hicieron la experiencia de estar encerrados muy amena y divertida, con ellos estoy muy agradecida por que son personas maravillosas con un espíritu amoroso que hizo que todo lo que hicimos en esta experiencia fuera la mejor. Gracias por dejarme quererlos y aprender tanto de ustedes.

Gracias Con por ser parte importante de mi desarrollo profesional y dejarme acompañarte y que compartas conmigo tanto para seguir creciendo en tantos ámbitos de la vida.

Gracias Rosi por invitarme a descubrir esta maravillosa herramienta que ha iluminado mi camino de descubrir más de mí y que disfruto intensamente y que seguiremos compartiendo incansablemente en esta búsqueda que nos une a querer saber más de quienes somos.

Gracias Paty por mis cubrebocas, me he sentido muy cuidada con esta hermosa experiencia de cuidarnos a través de ellos, y de tu presencia de todas formas en las que hemos estado en estos meses.

Incluso agradezco a estos tiempos tecnológicos que han hecho de esta pandemia una experiencia más llevadera, porque me ha permitido poder trabajar de forma remota por un tiempo largo (terapias, talleres, clases, etc..)  y me ha dado la oportunidad de entretenimiento con tantas películas y series que vi, sola, con mi mamá o Aranza en su momento, o Sabina, en una experiencia de convivencia maravillosa que disfrutamos, así como ver pelis con amigas (Aranza, Cris, de ¡nuevo gracias!) de forma virtual, esto nos dio muchas horas de entretenimiento y aprendizaje, porque pude ver talleres y aprender mucho de muchas cosas. Así que la tecnología me permitió continuar conectada con personas importantes en mi vida de diferente forma, estas reuniones por zoom que se volvieron tan socorridas, y tan disfrutadas que ¡hasta jugamos Catán de forma remota! 

Si esta pandemia hubiera pasado hace 20 años, una situación muy diferente habría sido, no digo que mejor o peor, solo diferente. Por la situación en la que estaba cada uno, y por la situación del entorno en el que nos encontrábamos en ese momento… wow, ¡quién sabe qué habría sido!

Y ahora quiero especialmente agradecer a Laura por haberme dado la herramienta que más seguridad y paz me ha traído en esta experiencia, quien me enseñó las virtudes del CDS, hace tres años, y que siempre ha estado para dejarme conocer más de esta controversial sustancia que ha sido crucial en este momento de la historia, pero sobre todo de mi vida.

También agradezco a mis amigas y amigos que hemos estado los unos para los otros para ayudarnos a pasar estos días descubriendo y aprendiendo de tanto y de todo tan importante. Con ellos siempre la vida es más llevadera, son esenciales, y sabernos existentes ellos para mí, y yo para ellos hace la vida mucho más amable. Estén donde estén ¡GRACIAS! Y no los nombro porque no quiero dejar a ninguno fuera.

Gracias a mi familia por todo lo que hicimos juntos, y a la distancia, cuidándonos y dándonos de la manera que hemos podido. Gracias Santi por tantas sonrisas y amor que detonas en mí, eres una gran alegría en la vida de todos. ¡Gracias!

Por último, gracias Sabina por siempre estar y compartir conmigo todo, y gracias a mí por aprender a ser la protagonista de mi vida.

Y puedo seguir, pero creo que los aburriría, mejor los invito a hacer su propia lista de agradecimiento y compártanla porque lo hace más intenso, creo yo…

Comparte tu opinión