Hay estilos y preferencias «entre dos» y con el paso del tiempo se ha vuelto “flexible” la posibilidad de compartir a la pareja, realmente es para valientes. Parejas swinger, sin promiscuidad ni libertinaje, es una forma de amar libremente… ¡Esto no es para todos!

Relación swinger para mentes abiertas…

Estamos acostumbrados a vivir una relación monogamia (sexo solo con uno) pero las formas de vivir en pareja han cambiado, un tanto por ciento gracias a las diferentes necesidades o preferencias dentro de la relación.

Hay quienes tienen esa seguridad envidiable de compartir a su pareja y vivir experiencias sexuales con terceros, sin caer en los celos ni en el eterno problema de posesión.

¿Tú crees tener esa madurez y mentalidad abierta de pertenecer a una pareja swinger? Hay quienes dirán que este estilo de vida es promiscuo pero realmente no es así. Si ambas partes están de acuerdo y acceden a ciertas “normativas” todo es válido.

Realidades: tener sexo con otr@ y volver a casa con tu pareja

Hay quienes han compartido desde sus propias experiencias detalles y curiosidades que han vivido como pareja swinger pero lo curioso de todo esto es que ninguna se tiene sentimiento de culpabilidad o arrepentimiento. Al contrario, están abiertos a una próxima vez.

Cecilia, española aventurera: desde hace 10 años me atreví andar con un chico que estaba acostumbrado a relaciones abiertas y accedí hacerlo por primera vez pero lo que no sabía era que el asunto me iba a repetir… Me di cuenta que no era promiscuidad, son experiencias que se viven entre tres con la madurez necesaria para poder enfrentar lo que esto puede ocasionar. ¡Celos, problemas, inseguridades y miedos!

Resulta que aún sigo con mi pareja y la confianza entre ambos es maravillosa, lo amo y estamos satisfechos de la vida que llevamos.

Mi recomendación: siempre con protección.

Francisco, venezolano experimental: las relaciones swinger me parecen las más maduras. La confianza y la comunicación es el punto clave del éxito entre dos personas. Al principio puede resultar incómodo si ves a tu pareja besándose con otro y otra pero en mi caso el placer puede mucho más.

Mi recomendación: hablar siempre y decir qué les gusta y qué no… ¡atrévanse!

Marta, argentina liberal: no me arrepiento de vivir en una relación swinger, no es fácil pero con el apoyo de mi pareja resultó ser más llevadero. Tuve que tener mucha confianza en él y en las otras personas con quien decidí hacerlo. Lo más divertido de todo es que después de tener sexo bajo ciertas condiciones, regresé a casa amando a mi esposo como nunca.

Mi recomendación: no hacerle caso a los prejuicios sociales. La vida es una sola y mientras la vivas sanamente, todo es válido.

¿Y si me gusta más cómo lo hace el tercero?

Es uno de los miedos que más aterran según nos explican nuestros tres amiguitos swinger, ¿qué hacer cuando esto pasa?

“Cuando estuve la primera vez en esto me dio miedo porque mi novio y yo decidimos estar con una mujer. Lo único que yo pensaba era: ¿y si le gusta más ella?, ¿lo hará mejor?, ¿se verán a escondidas?” Cecilia, española aventurera.

Ella aseguró que la comunicación y la tolerancia son unas de las herramientas más importantes para poder superar cualquier duda o temor. “Puede llegar alguien más guapa o sensual que tú pero si confías en tu pareja, eso no sería problema”, nos contó nuestra aventurera swinger.

¡Wow! ¿Qué te parece? ¿Te atreverías?  Todo es válido cuando nada es obligado. Solo la madurez te hará vivir sin problemas este estilo de vida… ¡Cuídate siempre, sexo seguro!

 

LEER MÁS SOBRE: SER FELIZ EN PAREJA: RESPETAR SU ESPACIO ES SÍMBOLO DE AMOR

Comparte tu opinión