Cuidar nuestra piel es todo un arte, siempre estamos en busca de los mejores productos para darle vida y que se vea simplemente perfecta, aunque a veces olvidamos que podemos tener lo mismos beneficios con productos que regularmente tenemos en casa como el agua mineral.

Si lo que queremos es una piel fresca, humectada y con vida lo que tienes que hacer todas la noches son dos pasos  muy sencillos que harán una gran diferencia:

1.- Lava tu rostro con jabón neutro, perfecto para cualquier tipo de piel, humectando la piel y dejándola con sensación de suavidad.

2.-Enjuaga con agua mineral,  fría o a temperatura ambiente.

Notaras cambios en la zona «T» del rostro principalmente, ya que se quitará el molesto brillo. También ayudará a eliminar las  imperfecciones. Cabe mencionar que el agua mineral  es muy amigable con cualquier tipo de cutis, además de ser un excelente aliado a la hora del maquillaje pues hace que dure por más tiempo, aplícala minutos antes del maquillaje para preparar la piel, notarás la diferencia.

Si quieres un cabello con brillo te recomendamos que enjuagues con agua mineral al final de tu ducha.

 

Comparte tu opinión