Tu cuerpo sufrirá muchos cambios, mientras te preparas para ser mamá. Sabemos que tienes dudas sobre qué es lo más idóneo. Por esto te contamos cuáles son las piezas que no te pueden faltar.

 

Lo importante es tu comodidad, sin perder tu sensualidad…

Al principio, podrás mantener tu lencería habitual. Si no te molesta, pues úsala. Luego, tus pechos, caderas y barriguita cambiarán de tamaño. Por esto es muy importante que vayas preparando las prendas aptas para esta nueva etapa.

  • Brasier. El busto suele aumentar algunas tallas, por lo que es mejor optar por modelos ajustables con tirantes gruesos que ayuden a sostener el peso. Por otra parte, la zona se vuelve muy sensible, se recomienda eligir piezas de algodón y con copa alta para evitar molestias.

Existen propuestas tradicionales y otras más atrevidas para ti que quieres sentirte desahogada, sin dejar de resaltar tus curvas.

  • Pantys. Evita medidas ajustadas o elásticas que presionen tu abdomen. Existen opciones de microfibra que se adaptan perfectamente al crecimiento de tu barriga y la cubren casi por completo. También tienes la modalidad de corte bajo. Busca telas suaves y transpirables para evitar infecciones.

Hoy en día, las marcas se preocupan por mantener la femineidad de la mujer. Podrás sentirte confortable, sin dejar de lucir sexy.

  • Pijamas. Seguramente, tendrás que ir al baño durante la noche. Inclínate por los vestidos o camisones. En este punto, puedes ser muy creativa. Hay una gran variedad de alternativas para que duermas plácidamente.

Este camisón de encaje será perfecto para una ocasión especial, ¡dejarás boquiabierta a tu pareja!

Recuerda que el embarazo es un período de aprendizaje y adaptación. Esperas a un nuevo miembro de la familia. A veces te ganará el desánimo y los síntomas, pero ¡no te rindas! Puedes llevar una vida normal, cuidándote y amándote (al igual que a tu bebé).

Comparte tu opinión