No dejes que el temor a enfermarte te limite a una vida plena y feliz. Supera la hipocondría con estos pasos y deshazte de esa constante preocupación con la que vives.

Una persona hipocondríaca es aquella que lleva consigo una extrema y desesperante preocupación por padecer de alguna grave enfermedad.

Por ejemplo: ¿has pasado por episodios donde hasta el latido de tu corazón o la aparición de salpullidos te alteran de forma descontrolada y sientes que ya tienes una enfermedad?

En ocasiones como estas, lo más seguro es que quieras ir al doctor para descartar. Sin embargo, después que tu especialista te asegure que todo es producto de tu imaginación, solo vivirás tranquila por un momento, al rato, vuelve la preocupación.

Miguel Rizaldos, especialista en psicología clínica, explica que “este problema afecta a menudo a miembros de una misma familia. Esto podría indicarnos que hay familias que son más sensibles y por lo tanto hacen una interpretación de la enfermedad en todos los ámbitos de la vida.”

Las personas que padecen de esta patología, se caracterizan por tener como tema principal y en todas las reuniones, las enfermedades, acotando malestares propios que puedan sentir.

Rizaldos también nos señala que el miedo desmedido a la muerte, al dolor, a la debilidad o dependencia de terceros, son otras de las características determinantes de esta enfermedad.

Afortunadamente, Mathews, Gelder y Johnston, investigadores del tema, comparten algunas reglas importantes para superar estas crisis.

Pasos para superar la crisis de hipocondría:

  1. Cuando empieces a sentir este tipo de sensaciones de miedo a morir, internaliza que todo es producto de tu mente, consecuencia del estrés, “No te dejes llevar por tus pensamientos catastróficas».
  2. Repítete a ti misma que no tienes nada peligroso, solo son sensaciones desagradables que puedes dominar. “No sucederá nada peor. Puedes aguantarlo perfectamente».
  3. No luches contra el miedo, espera a que todo pase. Observa lo que estás viviendo y acéptalo. Es lo mejor que puedes hacer en estos casos.
  4. El objetivo es aprender a cómo afrontar el miedo sin evitarlo. Es precisamente lo ideal para avanzar.
  5. Date cuenta cómo el miedo desaparece progresivamente. Vive este momento. Ahora podrás entender que todo está pasando, gracias a las herramientas que tú misma te facilitaste.

Para todo esto, es muy importante la seguridad que tienes de ti misma. Todo obstáculo se supera enfrentando el miedo, por lo que debes siempre enfrentarse la hipocondría y estar segura que ganas la batalla.

LEER MÁS SOBRE: ATAQUES DE PÁNICO: CONTROLA TUS CRISIS NERVIOSAS Y RESPIRA

Comparte tu opinión