No dejes que el ataque de pánico te domine, por esto, es importante que sepas cómo el estrés influye en tu desequilibrio psicológico, alterando tus emociones y desencadenando consecuencias difíciles de manejar, pero no imposibles.

Los ataques de pánico se caracterizan por la presencia de síntomas de miedo o terror a la muerte, acompañados de sensaciones físicas que intensifican el nerviosismo.

Cuando te ves sometida a situaciones que te generan mucho estrés, el domino de tus emociones se tornan incontrolables.

LEER TAMBIÉN: 4 CONSEJOS PARA CONTROLAR UN ATAQUE DE ANSIEDAD

Esto se debe a que el exceso de escenarios negativos originan el momento ideal para atacarte y hacerte la víctima más vulnerable de tus propias emociones.

El médico psiquiatra Juan Eduardo Tesone, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA),  afirma que después de un tiempo de mucha presión es posible que tu cuerpo empiece a reaccionar de diferentes formas, exteriorizando todo el estrés por el que has pasado.

Síntomas de ataques de pánico:

Si empiezas a sufrir de ataques de pánico es normal que sientas mucha ansiedad o nerviosismo, desarrollando alteraciones tanto físicas como psicológicas.

  • Los músculos se contraen.
  • Dolor de pecho
  • Taquicardia
  • Sensación de asfixia
  • Dilatación de las pupilas
  • Mareos
  • Ganas de evacuar
  • Temblor o sacudidas
  • Escalofríos
  • Sensación de desmayo
  • Malestar en el tórax
  • Miedo a perder el control y volverse loco
  • Miedo a morir
  • Aumento de la presión arterial
  • Parestesias (hormigueo o sensación de calambres)

Tesone asegura  que al tener todos estos síntomas es posibles que empieces a hiperventilar y, cuando esto sucede, sentirás que empiezas a respirar con menos profundidad.

El cerebro recibe menos oxígeno, lo que origina que puedas sentir los mareos muchos más intensos.

LEER TAMBIÉN: ALIMENTACIÓN CONSCIENTE: SI SUFRES DE ANSIEDAD, PON ATENCIÓN A LO QUE COMES

Es normal que al pasar por esta crisis nerviosa sientas miedo a la muerte, quieras salir corriendo como si estas huyendo de algo o escapando de alguien.

Eduardo Tesone señala que a pesar de que las sensaciones de muerte son inminentes, nadie muere de un ataque de pánico. En este sentido, debes empezar a interiorizar tu problema y manejarlo con respiraciones profundas.

Tratamientos de ataques de pánico:

Es importante que reconozcas tu problema nervioso. Una vez tengas dominado este primer paso, encontrarás las mejores tácticas para superar estas crisis.

“Es importante la respiración y la concentración. Respira profundo e interioriza que nada malo te va a pasar, maneja tus miedos de raíz y no permitas que el pánico se apodere de tus sentidos”, aconseja Tesone.

Sin embargo, es importante que acudas a un terapeuta, que mediante su chequeo médico, encontrarÁ la mejor forma de liberarte de ese mal psicológico a través de terapias o fármacos.