Agobiada por el estrés de la Ciudad de México, Idalia Candelas decidió lanzase a una nueva aventura en su vida. Tomó sus cosas, cerró su despacho de diseño gráfico, guardó los muebles de su departamento y se fue a Veracruz a tomar un curso con la intención de nunca volver. No era la primera vez que tomaba una decisión arrebatada, su soltería y el no tener hijos siempre fue clave para que hiciera lo que quisiera. Sin embargo, nunca imaginó que este viaje le cambiaría la vida por completo…

 

 

Entrevista completa en nuestra edición KENA julio, pág 106.

1grettellvaldezOK

Comparte tu opinión