Agobiada por el estrés de la Ciudad de México, Idalia Candelas decidió lanzase a una nueva aventura en su vida. Tomó sus cosas, cerró su despacho de diseño gráfico, guardó los muebles de su departamento y se fue a Veracruz a tomar un curso con la intención de nunca volver. No era la primera vez que tomaba una decisión arrebatada: su soltería y el no tener hijos siempre fue clave para que hiciera lo que quisiera. Sin embargo, nunca imaginó que este viaje le cambiaría la vida por completo.

veracruz

Llegó a un pequeño pueblito con el mar a pocos pasos de su casa. Consiguió un trabajo y decidió meterse a estudiar ilustración, un área que nunca había explorado aunque tenía muchas ganas de hacerlo desde hace tiempo.

A partir de sus clases de ilustración, Idalia comenzó a planear un proyecto en el que reflejara su vida viviendo sola. Abrió un cuaderno de gran tamaño que le habían regalado y comenzó a plasmar lo que hoy es A solas, un libro de ilustraciones en el que la diseñadora plasma la vida cotidiana de una mujer soltera.

Apenas comenzó con los primeros dibujos, Idalia viajó a la ciudad para verse con Edgar Clement, su actual editor, al que le pidió asesoría para llevar a cabo el proyecto.

“Fui juzgada de cierta forma por no tener hijos y no tener pareja; sin embargo, yo me sentía muy bien así.”

A solas

El no tener hijos a su edad y ser soltera fueron fundamentales para que Idalia comenzara a darse cuenta de que la historia en sus ilustraciones se contaba sola. “Fui juzgada de cierta forma por no tener hijos y no tener pareja; sin embargo, yo me sentía muy bien así.”

La vida de soltera parece muchas veces estar distorsionada por algunos estereotipos, como los clásicos platos sucios y el desorden en los cuartos. Idalia reflejó en sus ilustraciones su propia forma de disfrutar de un hogar en soltería, pero se alejó de los lugares comunes y mejor mostró un mundo confortable, ordenado, agradable, libre y solitario.

idalia-candelas13

Para mí estar en un lugar bonito es fundamental. Me gusta decorar y disfrutar de mi casa todo el día. Comencé a hacer los dibujos sobre lo bien que me sentía así. Cuando vives solo puedes hacer lo que tú quieras, y eso no quiere decir que estás aislado del mundo. Cuando alguien piensa en una persona que vive sola, tiene la idea de que cuando está ahí se siente deprimido y tiene cajas de pizza acumuladas”.

Recuerdo que ese mismo día vi mi cuenta de Instagram, que de tener 300 seguidores pasé a más de 30 mil.

Romper estereotipos

En septiembre del 2015 Idalia y su editor decidieron lanzar 500 ejemplares de la primera serie de A solas en un Festival de Comic en el Centro de la Cultura y las Artes. La ilustradora regresó a la ciudad sin trabajo, abrió cuentas de redes sociales para promocionar su libro y comenzó a postear algunos de los dibujos. En su momento pensó que tenía que conseguir a 500 amigos que le compraran sus libros. Seis meses después de ese lanzamiento recibió una llamada de la redacción de Vice México, que se interesó por su trabajo y le pidió una entrevista. El artículo fue tan comentado que Vice Estados Unidos decidió publicarlo en inglés, y como bola de nieve diferentes medios comenzaron a replicar la información.

Fue muy chistoso porque en esa época ya había tomado un trabajo de secretaria. Nadie me apoyaba, así que entré a trabajar. No funcionó y me despidieron a las dos semanas, justo el día de mi cumpleaños. Recuerdo que ese mismo día vi mi cuenta de Instagram, que de tener 300 seguidores pasé a más de 30 mil. Me comenzaron a llegar mails de sitios web y revistas de todo el mundo pidiéndome entrevistas. No sabía qué estaba pasando”.

idaliacandelasasolas

Caminaba de un lado a otro sin saber qué hacer, todos querían un libro, pero ya se habían terminado porque eran muy pocos. Tuve días de paranoia y miedo. De hecho, no contestaba el teléfono. Cuando decidí abrir los correos, era una bola de nieve. Recibí mensajes de muchas personas que se habían identificado con las ilustraciones, otras pidiéndome entrevistas y colaboraciones, todo fue muy pesado para mí. Traté de que todo esto tomara un buen cauce y abrí una mini empresa para organizarnos y lanzar una segunda edición”.

Fue cuestión de tiempo para que el proyecto comenzara a ser relevante para mujeres de muchas partes del mundo, quienes de inmediato se identificaron con las ilustraciones y le escribían a Idalia agradeciéndole que llevara el tema a la cotidianidad y rompiera estereotipos. Alguien por fin estaba hablando del placer de vivir sola.

idaliacandelasinstagram

Pienso que parte del éxito de A solas fue que nadie se atrevía a hablar de esto. De alguna forma decir: `estoy sola y no es malo´. Yo creo y me gustaría seguir haciendo trabajos sobre esta manera de vivir. Pienso que hay mucha gente que se identificó”.

 Voy a hacerlo con todo

He vivido muchas cosas. La gente que me conoce sabe que me ha pasado de todo, muchas de ellas malas, en las que pensé que no podía estar peor. Pero algo que me gusta de mí es que tengo la capacidad para reinventarme, así que cuando decidí ser ilustradora dije: `voy a hacerlo con todo´. No tenía nada que perder, no tenía miedo a perderlo todo de nuevo. Creo que ir sin miedo, eso fue un factor detonante. También confiar en mí y en mi capacidad de hacer las cosas. Cuando yo decidí sacar el tema de la soledad, a mucha gente no le gustó, me decían que no iba funcionar porque a nadie le gusta hablar de eso, pero aún así yo decidí hacerlo”.

Ilustradora Idalia Candelas Foto: Dolores Mateos

Ilustradora Idalia Candelas Foto: Dolores Mateos

Después del éxito de las ilustraciones de A solas, la editorial Planeta se acercó a la ilustradora para proponerle una segunda serie, en la que se imprimirán 12 mil ejemplares y a la que llamarán Espacios vacíos.

Dónde encontrarla:

Pronto cápsula en Kena.com

https://www.instagram.com/idaliacandelas

https://www.facebook.com/idalia.candelas/

 

VIDEO: Idalia Candelas con Kena.