Este año aprenderé a decir ¡NO!

Sentimos que si decimos «no» podemos herir o disgustar a otra persona, pero ¿y nosotros qué? ¿dónde queda nuestro bienestar y nuestros deseos?