Creer con los ojos bien abiertos

Hay que creer o tener fe pero con los ojos bien abiertos, conscientes de que la naturaleza humana.