¿Se puede ser disciplinada y no fallar en el intento?

No somos perfectas y precisamente por eso, es mejor asumir y decirlo ¡es un poco complejo ser disciplinada! El día a día a veces agota y limita a seguir todos esos requisitos para serlo.