No somos perfectas y precisamente por eso, es mejor asumir y decirlo ¡es un poco complejo ser disciplinada! El día a día a veces agota y limita a seguir todos esos requisitos para serlo.

Cumple con tus metas, proyectos, sueños sin necesidad de dejar a un lado tus obligaciones y creencias. Se trata de eso, de seguir intentando, con lo mucho o poco que tienes, sola o acompañada, no dejarte vencer para que cuando amanezca, mires todo lo que has logrado con disciplina.

Según una investigación previa que hice para poder hablarles del tema, hay que ir poniendo como prioridad lo que necesitas resolver y tratar de no caer en el placer momentáneo. Cuando me refiero a placer momentáneo, hablo sobre todas esas cosas tentadoras que te sacan de foco y te desorientan.

La autodisciplina implica dejar a un lado tu zona de confort y ser capaz de convertirte en una persona diferente, con compromisos y leal contigo misma.

“La autodisciplina nos ayuda a tomar acción concreta al dominar las emociones que nos frenan.

Ahora bien, ¿cómo puedes ser una mujer disciplinada? Para poder lograrlo, estos puntos son necesarios para tu vida:

Mujer disciplinada: punto por punto

  1. Crea metas claras con una estrategia
  2. Crea hábitos pequeños
  3. Conoce tus debilidades y aléjate de tentaciones
  4. Perdona tus errores
  5. Piensa antes de tomar decisiones
  6. Cree, ten fe y cree
  7. Ayúdate con la tecnología
  8. Celebra cada logro
  9. Prioriza
  10. Aprende a decir ¡NO!

Enfócate y trabaja por ello. Es como un músculo que requiere de trabajo constante día a día. Si piensas que podrás, estás equivocada, con paciencia y perseverancia podrás llegar a donde quieres.



LEER MÁS SOBRE SER MUJER EN MÉXICO EN EL SIGLO XXI

Comparte tu opinión