Sadomasoquismo: ¿dominar o ser dominado?