Para esas parejitas que están a punto de casarse, ¿han intentado hacer algún tipo de ejercicio que permita conocerse más? Te aseguro que estos detalles marcarán una diferencia increíble desde el día uno de casados.

Lo llamo ejercicio porque es una buena manera de conocerse mutuamente mediante preguntas importantes que reflejen con más puntualidad qué esperan en la relación.

¿Por donde empezar?

Habla con tu pareja y aparten media tarde para este ejercicio. Puede ser un día del fin de semana sin presiones de trabajo, recuerda que para estas “terapias” mientras más íntimo sea el lugar sentirán mayor comodidad y un clímax agradable para responder sin preocupaciones.

Te daré un ejemplo; el matrimonio es un rompecabezas donde las preguntas son como las piezas que van dando forma a esta maravillosa etapa. ¿La idea? Ser lo más sinceros posible y no caer en desconfianzas y rencores. ¡Ya no hay tiempo para eso, se viene la boda!

Al finalizar esta terapia, acompañados de un buen vino y el mejor queso para pasar a gusto el momento, sentirán más seguridad y tendrán una mejor idea de lo que les espera.

Siguiendo todas las recomendaciones del libro “Dont Married Until Questions Couples” vamos a orientarte y te facilitaremos parte de la tarea. Toma lista de las preguntas que puedan ayudar en este ejercicio… ¡Que no se te olvide ni una!

Terapia de enamorados antes de casarse: preguntas claves

Sobre:

1- Sexo, romance y amor:

  • ¿Si elimináramos la atracción física de nuestra relación, qué quedaría?
  • Si ganara peso, ¿Afectaría nuestra relación sexual? ¿Cómo?
  • ¿Qué cosas harían que tú cuestionaras mi amor?
  • ¿Cómo afectaría nuestra relación si por razones médicas no podemos tener hijos?

2- El pasado :

  • ¿Qué experiencia de la niñez influencio más tu actitud y tu comportamiento?
  • ¿Hay algo de tu pasado que deba saber?
  • ¿Conservas recuerdos o cartas de tus anteriores relaciones? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Si tus antiguas parejas listaran tus características más negativas, cuáles serían?

3- Confianza:

  • ¿Alguna vez te has sentido incomodo en la forma en que yo me comporto con el otro sexo? Si fue así, ¿cuándo y qué hice?
  • ¿Qué he hecho hasta ahora o qué podría hacer en el futuro que haga que desconfíes de mí?
  • ¿Tendrías confianza de transferir todo tu dinero si fuera necesario, en mi cuenta bancaria?
  • ¿Está permitido para ambos abrir el correo del otro?

3- El futuro:

  • ¿De antemano piensas mantener tu estilo de vida de soltero después de habernos casado? Si es así, ¿pasarás mucho tiempo con tus amigos, tu familia y tus compañeros de trabajo? ¿Por qué si o por qué no?
  • ¿Hay algo que te asuste del matrimonio?
  • ¿Si quisiera que nos mudáramos lejos nuestras familias por trabajo, me apoyarías?
  • ¿Cómo te sentirías si nuestros padres vinieran a vivir con nosotros si necesitaran cuidados?

4- Hijos:

  • Si no pudiéramos tener hijos, ¿adoptaríamos?
  • ¿Cuánto tiempo te gustaría esperar antes de tener hijos?
  • Además de la educación escolar, ¿qué otros tipos de educación tendrían nuestros hijos y como la recibirían?
  • ¿Qué tipo de disciplina implementarías para corregir la conducta de un adolescente?

Estas son algunas de las preguntas que puedes hacer pero si se te vienen otras, ni lo dudes y apúntalo también. Tengan presente que cuando elegimos vivir en pareja, todo cambia… Manéjenlo de la mejor forma y que la comunicación nunca falle.

 

LEER MÁS SOBRE: SEAMOS CLARAS: ¿REALMENTE SABES ELEGIR PAREJA?

Comparte tu opinión