Tal vez te ha pasado que antes de tu menstruación te da muchísima hambre. Lo interesante es que lo que más te provoca son dulces, comida chatarra o alimentos con altos contenidos de grasa. ¿La respuesta es sí? ¿Sabes por qué sucede esto? ¿No? Ok, te explicaremos un poco qué sucede con tu cuerpo y por qué te sientes un barrilito sin fondo que no quiere parar de comer.

En primer lugar, necesitas entender que no es hambre lo que sientes, es ansiedad y se produce por el tan nombrado Síndrome Premenstrual (SPM), ¿y cómo solemos aliviarlo? ¡comiendo!

Según la psicóloga y experta en relaciones de pareja, Silvia Olmedo, esto sucede por una hormona sexual llamada progesterona, que es fundamental en el embarazo y se encarga de algunas características femeninas como el desarrollo de los senos, vello púbico, voz y ensanchamiento de las caderas, etc. Esta hormona genera también nerviosismo, irritabilidad y aumento del apetito. Entonces, ¿qué sucede? cuando el organismo detecta que no hay un embarazo en puerta, inicia el ciclo menstrual y bajan los niveles de progesterona. Por eso, los días previos a la menstruación se disparan las ansias de comer y desaparecen una vez inicia el sangrado. Así que ya, deja de sentirte un «bicho raro» que solo piensa en comida; es normal y no eres a la única que le pasa.

Ahora bien, compartiremos contigo algunos tips para que no vayas comiéndote todo lo que encuentres en el camino mientras llega tu menstruación:

  • Come lento: esto te ayudará a sentir saciedad. El cerebro tarda cerca de 20 minutos en percibir esa sensación luego de comer. Come despacio y tómate el tiempo necesario para masticar.
  • Establece horarios para comer: trata de realizar cinco comidas en el día; de esta manera acostumbrarás a tu cuerpo y evitarás tener hambre a deshoras.
  • Elige bien tus alimentos: algunas comidas, como frutas verdes y frutos secos, generan saciedad y producen energía. Esto es muy óptimo para ti, porque evitará que sientas ansiedad.
  • Ocupa tu mente: pon en práctica algunas actividades que te mantengan distraída y lejos del refri. Puedes hacer yoga, meditación, escuchar música, escribir o leer un libro.

 

Comparte tu opinión