El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad mejor conocido por sus siglas como TDAH, es el término actual para definir un desorden del neurodesarrollo que se presenta tanto en niños como en adultos

¿Cómo ha repercutido esto a nivel familiar? Si tu hijo padece de este trastorno, esta información será muy valiosa para ti.

El TADH es un trastorno psiquiátrico

Es un padecimiento neurobiológico que produce dificultad para mantener la atención y la conducta en niveles funcionales alterando la calidad de vida de la persona

Este trastorno, psiquiátrico, tiene un gran porcentaje de heredabilidad, del 70 a 80% aproximadamente (Faraone y Doyle, 2001) y su prevalencia es frecuente en niños y adolescentes.

Sus síntomas principales son: inatención, hiperactividad e impulsividad, por lo que es común que presenten problemas académicos y bajo rendimiento escolar.

Es importante sobrellevar los síntomas 

La dificultad para sobrellevar estos síntomas provoca constantes problemas en la escuela, en el aprovechamiento académico y la conducta.  Además, de no cumplir con las expectativas de los padres, lo que conlleva frecuentemente a discusiones entre el niño y sus progenitores. Esto deriva que se desarrolle  también baja autoestima y otros padecimientos como: depresión, ansiedad, uso de sustancias adictivas, violencia, problemas alimentarios, entre otros.

Es inevitable no sentir frustración al saber que tu hijo está pasando por esta situación. Esta problemática genera conflictos al interior de la familia causando angustia y estrés. Incluso los padres pueden llegar a sentirse incomprendidos cuando la familia cercana y la sociedad tienden a criticarlos por el comportamiento de sus hijos.

Esto pasa mucho con los compañeritos del colegio. Son niños y como tal, no saben en lo absoluto lo que pueda estar sucediendo. Sin embargo, los comentarios no dejan de crear frustración y hasta depresión en el núcleo familiar afectado.

Yolanda Vallet Barbosa, Psicoterapeuta de adolescentes y adultos nos cuenta que “cuando el entorno no es tan apoyador, es cuando se manifiestan los síntomas, sin embargo, esta sintomatología siempre han estado presente, solo que pasaban desapercibidos.”

La prevalencia en México señala que el 8% de la población entre 5 y 16 años de edad lo padecen, es decir, más de 2 millones y medio de niñas, niños y adolescentes (Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. J.N. Navarro, SSA, 2016), con una persistencia en el adulto del 2 al 3% (INPRF, 2015)

Mira este post: Ataques de ira en niños: ejercicios para controlarlos

Para ti mamá, ¿Cómo puedes manejar esta situación? 

¿Sabes los detalles para sobre llevar esta situación?

¿Sabes los detalles para sobre llevar esta situación?

En otro panorama, los padres intentan manejar los síntomas a través de una crianza ya sea muy severa, con castigos o, por el contrario, laxa e inconsistente, lo que propicia que el niño/a experimente sentimientos de incomprensión, injusticia o poca valía, entre otros.

Cuando en la familia existen hermanos, ellos también se ven afectados por celos, envidia o rivalidad, al ver que sus padres prestan mayor atención y apoyo al hermano con TDAH y porque la mayoría de las veces las actividades giran alrededor de él, lo que hace que la relación sea complicada.

El impacto que el TDAH puede crear en las familias es grande y depende de muchos factores, sin embargo, es posible disminuirlo cuando la persona es tratada de manera multidisciplinaria, es decir, mediante información, estrategias y ajustes enfocados a padres, familiares y docentes; orientación psicológica que les brinde un fortalecimiento socioemocional y finalmente acudir con el médico para uso de un tratamiento farmacológico.

Las recomendaciones son: 

Para reducir el impacto que el TDAH pueda generar en la familia, enlistamos una serie de recomendaciones que pueden ayudar:

  • Los padres y familiares deben informarse y capacitarse sobre el trastorno para crear empatía con su con su hijo/a dentro de un ambiente cálido y aceptante.
  • Se recomienda que los padres busquen tiempo a solas para conversar sobre sus sentimientos, dificultades ante la crianza y situación de pareja. O bien, utilizar ese tiempo para hacer cosas divertidas o relajantes que nutran su relación.
  • Las salidas a eventos familiares o sociales pueden ser modificados en cuanto a lugar, tiempo o espacio, de tal forma en que la conducta de su hijo no afecte la convivencia o como consecuencia de ella se reciban juicios y críticas negativas.
  • Cuando alguno de los padres padece TDAH es recomendable acudir con un especialista para su diagnóstico y orientación. De igual manera podrá apoyarse en su pareja o desarrollar estrategias que le ayuden a compensar esas dificultades como son el uso de agendas, alarmas, recordatorios, rutinas, etc.
  • Los padres, principalmente, deberán equilibrar su tiempo y atención entre todos sus hijos. Se recomienda buscar actividades por separado para cada uno de ellos y otorgar recompensas verbales o materiales por igual.
  • Es importante escuchar los sentimientos que el resto de la familia tiene ante el padecimiento de uno de sus miembros, lo que implica para ellos y sus inquietudes, además de reconocerlos y validarlos, y buscar siempre una alternativa de solución.
  • Es común que los padres o familiares quisieran encontrar “recetas mágicas” para la solución de las dificultades de crianza y atención que atraviesan, por fortuna existen instituciones y grupos de apoyo que colaboran con ellos para guiarlos.

Para el TDAH: la terapia es necesaria 

La terapia conductual, es necesaria para tratar este trastorno

La terapia conductual, es necesaria para tratar este trastorno

Yolanda añade que “para que un niño se desarrolle y pueda tener una vida de adulto sin problemas, los padres o la familia del paciente, necesitan entender qué es el TDAH y cómo esta afectando esto en la vida y salud del niño para poderlo ayudar.” Definitivamente es el inicio de todo proceso terapéutico para poder ver los resultados deseados. 

“La terapia conductual es la terapia que se ha demostrado con mayor eficacia para el tratamiento del TDAH y adicional el coaching enfocado en adolescentes y adultos que tienen este trastorno.” Añadió la especialista.

Fuente: Proyectodah

Y hablando un poco más del tema: 

Hábitos de sueño para niños con TDAH, ¡a dormir!

 


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: