Nuestra mente funciona como un espejo y en él se refleja lo que nuestros sentidos perciben. Nuestra autoestima es eso que observamos a través de nuestro espejo interior; a veces nos fascina lo que vemos y otras no tanto; sin embargo, lo verdaderamente importante es que logremos sentirnos felices con quienes somos -incluso en esos días no tan bonitos- y que alcancemos la plenitud al mostrarnos al exterior.

Nuestra autoestima es una pieza fundamental en ese rompecabezas que llamamos amor propio, porque está presente en cada una de nuestras acciones y, en gran parte, sus resultados dependerán de ella. Cuando se encuentra en niveles bajos, nuestra capacidad de desempeño y potencial disminuye, así como nuestro ímpetu y nuestras ganas de comernos al mundo. También puede afectar nuestra relación con el entorno y nos colocará barreras para limitar nuestros pasos.

Por eso es tan necesario que tomemos en consideración estas 5 claves para mejorar nuestra autoestima. Créanme, es una inversión de tiempo que siempre valdrá la pena.

  1. Deja de juzgarte: Lo primero que debes hacer es aceptar que la imperfección es una realidad y que está bien serlo, porque al final lo importante es ser plenamente feliz. Acéptate y reconoce tus virtudes y defectos. Valora tus acciones positivas y tus habilidades, no les restes importancia ni destaques lo negativo por encima de todo.
  2. Proponte metas realistas: En ocasiones nos decepcionamos por no alcanzar ciertos objetivos en nuestro intento #1; sin embargo, debemos estar conscientes de que los «fracasos» también forman parte de un logro y, sobre todo, de un aprendizaje increíble. Al equivocarnos vemos las cosas con perspectiva y nos planteamos una ruta con la que poco a poco conseguiremos aquello que deseamos lograr. ¡Atrévete a asumir nuevos retos!
  3. No te compares: Un error muy común es ponernos en unos zapatos que no nos calzan, porque todas somos diferentes y nuestras situaciones también lo son. Debemos entender que cada quien es como es, un mundo distinto y que nosotras somos dueñas del nuestro. Así que deja de ver qué tiene el otro que tú no, porque la realidad es que eso que tú tienes es lo que te hace ser maravillosa y única. Deja de desear por ego lo de los demás y deja de idealizar la vida de otros, concéntrate en ti, en tu vida y en lo que eres capaz de lograr.
  4. Piensa en positivo: El poder de la mente es ¡I-N-C-R-E-Í-B-L-E!, así que comienza dándole fuerza a lo que quieres y visualiza tus objetivos. Saca de tu cabeza esos pensamientos que no le suman nada a tu vida; al contrario, te minimizan y restan fortaleza para lograr lo que quieres. Cambia los «no puedo» por «lo intentaré», «yo sí puedo», «lo voy a lograr», «tendré éxito». Tal vez te parezca innecesario, pero no imaginas cómo nos puede ayudar.
  5. Ámate: Recuerda algo «eres lo mejor que te ha sucedido», así que trátate como tal. Date el valor que te mereces y ámate por sobre todas las cosas; al final, siempre serás el amor más real que puedas tener. Eres la única persona capaz de cambiar y mejorar tu vida, nadie mejor que tú para saber lo que quieres y a dónde quieres llegar.

Comparte tu opinión