En la tradición hindú, Shiva representa el principio masculino – la energía mental, racional, lo rígido, el deber, las obligaciones, la competencia, el lograr hacer, tener y hacer más y más. En contraste, Shakti representa la energía femenina – la energía creativa, de inspiración, de saber fluir, cuidar, divertirse y comunicarse.

La coach de crecimiento personal, Liliana Ary, explica que todas las personas poseemos ambas energías, son parte de nuestra naturaleza, pero hay que balancearlas a lo largo de la vida. “En la actualidad, casi todas las facetas de la vida de las mujeres están regidas por un gran sentido de responsabilidad. Nos hemos visto obligadas a activar la energía masculina para preservar nuestra integridad, evitar el abuso y lograr nuestros sueños”.

Por muchas razones, explica la especialista, las mujeres, sin darnos cuenta, abandonamos nuestro lado femenino; tendemos a deprimirnos, enfermarnos, tener confusión de identidad y hasta dañar nuestras relaciones con los demás, especialmente con la pareja.

Por esta razón, Ary nos ofrece seis pasos para activar tu Shakti, es decir, tu energía femenina, o no perderla:

  • La energía de las mujeres es cíclica. El estado de ánimo de las mujeres cambia, según el momento del ciclo menstrual, por lo que durante los días del periodo se recomienda descansar más e intentar buscar tranquilidad. En contraste, los días de ovulación son ideales para realizar actividades divertidas. Cuando entendemos nuestro cuerpo, podemos administrar mejor nuestra energía y actividades diarias.
  • Mueve tu cuerpo. Corre, camina, practica yoga y baila. Cualquiera de estas actividades nos ayudan a activar la circulación, mejorar la salud cardiovascular, oxigenar la mente, liberar estrés, dejar a un lado los problemas y gestionar mejor nuestras emociones.
  • Respirar en forma consciente. Una manera de nutrirnos de energía positiva puede ser a través de la respiración consciente. Realiza respiraciones profundas, que te ayudarán a oxigenar tu cuerpo, liberar estrés y, poco a poco, alcanzar un nivel de relajación.
  • Protege tu energía. Para mantener buena energía es importante rodearnos de personas y situaciones que nos hacen bien; de lo contrario, estaremos invadidas por mala energía que nos restará fuerza física y emocional para llevar a cabo nuestras actividades.
  • No intentes resolverlo todo. Es muy importante ser autosuficiente, pero evitemos a toda costa ocupar el rol del hombre; de lo contrario, su ego se puede ver afectado sintiéndose disminuido e incómodo contigo.
  • Aprende a decir que no. Si no quieres hacer algo, muéstrate asertiva y comienza a decir “no” de manera tranquila y educada. Llevar una vida llena de actividades, desordenada y en caos, lejos de activar nuestra energía femenina, nos lleva a intentar hacer todo, terminando haciendo nada o mal hecho.

Finalmente, la coach nos recuerda que las mujeres somos creadoras, hacedoras de vida y poseemos un poder innato para superar las cosas. «Si esta energía no está en equilibrio, todo se desequilibra alrededor. Tenemos la maravillosa capacidad de crear y transformar y por eso es importante preservar nuestra energía femenina y dejar que fluya».

Por amor propio, debemos recuperar nuestro Shakti, para sentirnos completas, conectadas, libres, conscientes y felices.