Después de una larga jornada de trabajo y un día cargado de retos cumplidos y otros pendientes, decidimos consentir nuestro cuerpo con un rico baño… ¿con agua fría o caliente? Conoce sus beneficios.

Independientemente del frío que está haciendo ahorita, hay veces que nos echamos un bañito con agua calientita pero no es lo que nuestro cuerpo necesita para conseguir el equilibrio. Para esto, debes conocer cuáles son los beneficios del agua fría y caliente y partiendo de este punto, darle a tu cuerpo el baño deseado con la temperatura correcta.

¿Agua fría o caliente?: sus beneficios

Agua fría

  • Estimula las defensas
  • Reafirma la piel
  • Mejora la circulación
  • Aumenta y activa tu energía
  • Disminuye las inflamaciones
  • Estimula el sistema linfático
  • Mejora la calidad del sueño.

Agua caliente

  • Relaja los músculos
  • Calma la mente
  • Alivia la tensión
  • Elimina las toxinas de la piel
  • Abre los poros
  • Ayuda a dormir
  • Alivia los dolores musculares.

Por ejemplo, cuando vamos a dormir queremos alcanzar el nivel máximo de relajación para conciliar el sueño de forma reparadora y para que esto se haga posible, es necesario tomar un baño con agua calientita.

Según los terapeutas, se podrían acompañar los baños de agua caliente con una música relajante y un aromatizador que te genere paz y bienestar.

Pero si por el contrario, quieres iniciar la mañana de forma activa, con entusiasmo y con las energías renovadas, un baño de agua fría es la solución. Activa la circulación y estimula tu cuerpo para una jornada bastante productiva.

Con esta rutina de baño y con la temperatura correcta, le regalarás a tu cuerpo todos esos beneficios para alcanzar el nivel máximo de bienestar.

Haz la prueba y cuéntanos qué tal te fue, vas a querer repetirlo todos los días… ¡Feliz baño!

LEER MÁS SOBRE:¿QUÉ PASA CON NUESTRO CUERPO CUANDO BEBEMOS AGUA FRÍA?

Comparte tu opinión