Llegas del mercado sofocada y lo primero que haces es ir por agua bien fría para refrescar. ¿Sabes qué pasa con tu cuerpo cuando haces esto?

Beber agua fría no es tan bueno

Nuestro cuerpo tiene una temperatura de  37 grados y su llegamos de la nada, en pleno calor a saturarlo de agua helada, el organismo se pone a trabajar para hacer un equilibrio entre temperaturas.

Resulta que a pesar de saciar la sed y calmar el calor que nos agota, esto no resulta beneficioso para nuestra salud. Es totalmente contraproducente.

Vamos a puntualizar al respecto…

¿Qué pasa con nuestro cuerpo cuando bebemos agua fría?

  • Si sufres de estreñimiento y tomas agua fría: ¡lo estás haciendo mal! Al beber agua a temperatura ambiente, el tránsito intestinal se convierte más fluido, por lo que es más ligero ir al baño sin tanto problema. Por el contrario, el agua fría entorpece el proceso.

 

  • ¿Comes y de inmediato tomas agua fría?  Eso hace aumentar la mucosidad disminuyendo la función inmunológica. ¿Y esto que genera? Empiezan aparecer de forma seguida los resfriados, alergias y dolores de garganta, entre otros síntomas a los que huimos siempre… ¿Eres de las que se suena mucho? Al beber agua fría las mucosas nasales se vuelven más espesas y dificultan increíblemente poder respirar bien.
  • Terribles dolores de cabeza: si eres de las que padece de dolores de cabeza o migraña, el agua fría es una enemiga en potencia. No lo digo yo, lo dicen los expertos. “Muchos nervios de la espina dorsal sienten la disminución de temperatura y mandan señales al cerebro para que la compense y al hacerlo duele la cabeza,” afirman. ¿Qué tal si optas por beber agua a temperatura ambientes minutos después que comas?
  • Con agua fría no contribuyes a una buena digestión: la digestión se vuelve pesada y sientes como una bomba atómica en tu estómago. Empiezas a sobarte la pancita y te preguntas, ¿pero qué me cayó mal? El agua fría solidifica las grasas, adhiriéndola a las paredes del estómago. ¡Estreñimiento en proceso! ¡Flatulencias al ataque!
  • ¿Dientes blanquitos pero sensibles?: a poco no te ha pasado que al beber un vaso de agua fría o con bastante hielo, sientes como un corrientazo en los dientes… a esto se le llama sensibilidad dental. Por lo general pasa cuando el agua cubre el siente, haciéndonos estremecer con ese desagradable malestar. ¡Evítalo y no ingieras agua fría!

 

¿Sabías que…?

El agua caliente quita la sensación de sed y esto tampoco es bueno para nuestro organismo. Al no tener sed, evitamos ingerir agua y nuestro cuerpo la necesita.

Es por eso que los médicos recomiendan que consumas agua fresca o  temperatura ambiente. Es la ideal para tu salud y sentirás que te quita la sed. Adiós boca seca.

 

 

 

Ojo con estos síntomas y no dejes de beber agua:

LEER MÁS SOBRE:¿SIENTES TODO ESTO? PODRÍA FALTARTE AGUA

Comparte tu opinión