“Lo que más me afecta es la fatiga extrema, si no fuera por ella, estaría más activa y con la mente ocupada en cosas más productivas y gratificantes. Hay días que no quiero levantarme de lo cansada que me siento. Tengo mil cosas a medio hacer, mil proyectos por realizar, no tengo fuerzas. Solo queda relajarme y pedir a Dios un poco de compasión. Meditación, natación, yoga, acupuntura, flores de Bach son excelentes; tengo que sacar ánimo de este letargo para ayudar a Dios en mi recuperación”.

Así relata Ninoska Zamora, madre de tres hijos, su testimonio de vivir con fibromialgia.

 

Se le conoce como «la enfermedad invisible o la enfermedad del dolor». Es de difícil diagnóstico, pero es mucho más frecuente en mujeres que en hombres.

Sobre esta enfermedad, la endocrinóloga venezolana María Dolores Valdés (@tu_endocrino) comenta que “la fibromialgia se solapa a otros síndromes que se caracterizan por dolor y fatiga. Estudios han demostrado que más de 70% de individuos con fibromialgia cumplen criterios de síndrome de fatiga crónica y, viceversa, que 35-70% de individuos con fatiga crónica tienen fibromialgia. Estos pacientes presentan gran número de síntomas en común como fatiga, cefalea, artralgias, mialgias, alteraciones del sueño y pérdida de memoria».

Explica que entre los pacientes con fibromialgia, 36-60% tienen colon irritable, 10-80% cefaleas, 75% disfunción mandibular y cistitis intersticial. A su vez, el síndrome del dolor crónico se asocia con depresión y ansiedad.

La médico residente en España señala, además, que “no existen marcadores definitivos de la enfermedad ni test de laboratorio que permitan distinguir estas entidades entre sí; el diagnóstico es clínico y se basa en síntomas referidos por el paciente, muchos de ellos comunes para todas ellas”.

Refiere la especialista que la fibromialgia tiene una prevalencia de 1-5% en la población general y es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, sobre todo en el rango de edad de los 30 a 60 años.

El riesgo de padecer la enfermedad entre los familiares de pacientes con fibromialgia es 8.5 veces mayor que en otras poblaciones. En el seno de estas familias, tanto los factores psicológicos como el estado de salud, son similares en los sujetos con y sin fibromialgia, lo que indica que puede haber una base genética que contribuya a la aparición de la enfermedad.

Según un estudio, 2.5% de los mexicanos padecen esta enfermedad, de acuerdo con datos registrados por importantes centros de salud del país.

Comparte tu opinión