Un spa en casa puede reactivar todo ese amor propio que tienes guardado para ti. ¡Consiéntete sin postergar más el momento!

La importancia del «yo personal»

Muchas personas cometemos el error de olvidarnos de nuestro cuerpo y  equilibrio personal por todas esas responsabilidades que se nos presentan diariamente.

¿Te sucede? Piensa que el tiempo no se recupera y que la vida es ahora. Invierte algunos minutos a la semana en ti, sin moverte de tu casa, consintiendo tu cuerpo y dale el verdadero sentido al amor propio.

Juan Celis Maya, autor internacional y experto en Desarrollo Personal, asegura que al trabajar tu autoestima mejorará la seguridad en ti misma y es eso precisamente lo que toda persona necesita para vivir felizmente un día a la vez.

Si tienes alguna duda de cómo hacerlo desde tu hogar, podrás optar por reanimar o reactivar todas esas energías haciendo un spa casero. ¡Sí!, tu cuerpo necesita cariño y tu alma necesita alinearse.

Pasos para crear tu propio spa casero: llénate de amor

  • Empieza con una depilación profunda: dirás: ¡tortura!, pero puedes hacerlo con cremas o ceras depilatorias. Lo importante es limpiar tu piel del excedente de vellos para sentir más rico lo que utilices después. En el caso del bigote, es recomendable que uses cremas o ceras exclusivas para esas áreas determinadas. La piel suele ser más delicada. ¡Empezará a gustarte el encuentro contigo misma!
  • Cabello en remodelación: puedes hidratar con una deliciosa mascarilla capilar. En el mercado hay infinidades de productos que son eficientes, según cada tipo de cabello; elige tu preferido y aplícalo siguiendo las instrucciones.

Pero también puedes optar por aplicarte elementos naturales como la sábila, aceite de oliva o de coco, entre muchos otros. Son ideales para la suavidad, brillo y el crecimiento del cabello. ¡Quedarás enamorada de los resultados! Recuerda que si los aplicas, pones una gorra de plástico y, finalmente, una mantita que dé calor, ¡se potencia el poder! Claro, todo mientras ves tu serie favorita.

  • A consentirte con una mascarilla facial: definitivamente, el rostro es la carta de presentación y también la que está en exposición total. ¡Manténla hidratada! Primero, lava antes de cada mascarilla con productos exclusivos para el rostro. ¡Aprovecha para dar un masajito! Después, elige la que vaya con tu tipo de piel. Por ejemplo, si la tuya es grasa, una mascarilla con avena y bicarbonato vendría de lujo. Aplícala de forma uniforme, dándote masajes circulares para estimular la piel del rostro. Regálate esos minutos con suavidad y delicadeza.

  • Uñas de princesa: ¡que tus manos y pies inspiren amor y limpieza! Lima, corta, limpia y pinta tus uñas. Te sentirás femenina de pies a cabeza.

Cuando estés lista, hidrata tus manos y pies con cremas o aceites, por ejemplo: de coco, almendras, chocolate, etc. No hay nada como la suavidad extrema. Un tip es mezclar los dos: a tu crema favorita ponle un chorrito de aceite y verás la diferencia.

  • Toma una ducha: pon tus canciones preferidas y disfruta este momento íntimo. Canta, piensa en positivo y desecha toda la negatividad acumulada durante la semana. Si quieres deshacerte de algo más profundo, imagina cómo el agua se lleva todo eso que ya no quieres. Puedes, incluso, hacerte una limpieza con agua con sal, de manera simbólica, dentro del puño de tu mano. Después dejas ir esa energía a la coladera.

¡Con aromas es mejor!

Si te encantan los inciensos, puedes hacer de tu spa casero un ritual encantador; acondiciona el espacio y prende velas aromáticas con tus esencias preferidas. Es el mejor regalo que puedes darte.

Definitivamente, el amor propio es la herramienta más poderosa para una vida llena de éxitos… ¡y paz!

LEER MÁS SOBRE: MASCARILLAS CASERAS PARA PIEL GRASA

 

Comparte tu opinión