Confieso que hasta ahora les había tenido resistencia a los lentes de contacto con color, (como hoy es más chic llamar los “pupilentes”). Admito que siempre sentía una especie de shock cuando de pronto veía con ojos esmeralda vidriosa a mis amigas que siempre los habían tenido castaños… me parecía falsérrimo verles aparecer esas “dos verdes bofetadas” como canta Timbiriche. Sin embargo, un reciente lanzamiento me cambió esa mentalidad… te cuento.

No soy buena para los cambios radicales de apariencia… me gusta ir poco a poco,llevar un cauce digamos “natural”, por ejemplo en el cabello: de chocolate a rubio medio y con los años a luces de rubio dorado y conservando casi siempre el mismo largo. Tampoco me gustaban los cambios en las relaciones; de andar varios años, a vivir juntos otros tantos, a casarse y luego en otro tanto, a tener hijos… hasta que antes de que eso sucediera, me separé tras 9 años y me volví rubia platinada en un, casi entero, balayage.

A lo que voy es que los cambios radicales a veces se hacen presentes en la vida, te guste o no y también son “naturales”.Y es ahí donde descubres cuándo, cuáles y principalmente: cómo sacar provecho de las transformaciones contundentes.Hacerse un parteaguas tiene más potencia y ventajas que los cambios lentos y por supuesto, que los “no cambios”.

Pero bueno, volviendo a los ojos… no me gustaban esos aros rígidos y brillosos de apariencia “muñeca en película macabra”. Y es que antes no tenían estos tres anillos de color degradado y encapsulado que ni lastiman ni sientes, antes tampoco tenían esos espacios transparentes de hoy que se funden con tu color natural.

Me platicaban en la presentación de los AIR OPTIX COLORS que tienen 9 tonos,en dos familias: sutil o vibrante (tú decides qué tan radical cambias). Hay dos tipos de verde, dos azules, dos grises, miel, castaño y ámbar. Todos bajo ese tenor que se funden integrándose con tu tono real del iris,destacándolo, agregándole toques de color, ¡vaya! que no cubren del todo los tuyos. En eso radica su secreto. Además, como son de hidrogel de silicona son suaves, fáciles de poner y retirar. Y si tienes hipermetropía o miopía, los puedes pedir con tu graduación.

Si entras a la página www.airoptixcolors.es podrás tomarte una foto y probarte ahí mismo cómo se te vería cada tono para no errarle a la hora d la compra, además compartirla en tus redes sociales.

 

Me explicaban también, mientras me maquillaba el gran Jonathan Lule de Beauty Lab, donde fue dicho evento, que no se trata de engañar a la gente con que de pronto te brotaron dos esmeraldas verdes. “Más bien los lentes de contacto con color son un juego que ahora puede formar parte de tu look y engrandecerlo: coleta restirada, labios rojos, vestido plateado y… ¡ojos azules!” Así que si te late esta propuesta, mejor adquiere varios tonos para combinar.

Los encuentras en Liverpool, Palacio y cuestan aprox $699 m.n. el paquetito. Para mayor info y tutoriales en www.airoptix.mxy síguelos en Instagram @airoptixmx

Y para tu cita en el ultra mega recomendable Beauty Lab (Colima 65. Roma Norte) donde juro me han hecho el mejor contouring de mi vida… pregunta por el paquete de $1700 que incluye maquillaje profesional, uñas y peinado. www.beauty-lab.com.mx  Instagram: @beautylabmx Teléfonos: 71606814 y  72587199

 

 

Comparte tu opinión