Un plan perfecto “cocinar en familia” ¿Sabías que esto trae sus beneficios? Familia unida, comida hecha con amor.

Para hacer de este momento, algo más significativo, hay que invitar a toda la familia a que participe, lleguen a un consenso para concluir ¿qué se cocinará?

Los niños pueden participar pero para evitar riesgos, puedes asignarle actividades fáciles como: distribuir los ingredientes, lavarlos, mover cosas sobre las superficies que serán utilizadas, etc.

¿Y el marido? Si él no acostumbra hacerlo, cocinar todos juntos, puede ser la idea maravillosa para reencontrarnos. ¡Y sí!, digo reencontrarnos porque a veces, podemos vivir bajo el mismo techo, pero estamos tan distantes que dejamos mucho para mañana: un buen café, una película, una rica comida, unos abrazos y hasta el amor…

Beneficios de cocinar en familia

Empecemos con los lazos familiares; los reforzamos y afianzamos. Un rico momento en la cocina fortalece la relación con tus hijos, desarrollando la confianza y la autoestima. ¡A cocinar!

Otra curiosidad: cuando manipulamos diferentes alimentos, desarrollamos motricidad y coordinación (excelente para tu salud mental). Y para los niños, es excelente para su proceso de crecimiento. De esta forma, a través de actividades motoras, ayudamos al niño a adquirir una autonomía creciente en sus movimientos.

Y para terminar, podemos añadir que con un librito de recetas los niños pueden practicar la lectura, empezar a relacionarse con las medidas y cantidades, excelente para su conocimiento y su nivel de cultura general.

De esta forma, podrán todos organizarse en familia y tener orden y determinación a la hora de planificar actividades en familia.



LEER MÁS SOBRE QUÉ SÍ Y QUÉ NO DECIRR EN FAMILIA…¿TODO SE VALE?

Comparte tu opinión