Para poder cumplir con todas tus responsabilidades laborales  y alcanzar el reto profesional en tu trabajo en TIEMPO y FORMA, es importante que tengas claro cómo priorizar las tareas de la oficina.

¿Se te acumulan trabajos pendientes o se te pasa por alto algún detalle?- ¡tranquila! Sólo necesitas un empujón para que te organices de manera impecable y ayudes a  enfocar y a priorizar todo lo que tengas por cumplir durante el día y la semana.

 10 claves que no debes dejar pasar por alto para priorizar las tareas laborales:

  • Apunta todo lo pendiente: es importante que anotes todo lo que debes hacer y esos detalles que se te pueden olvidar con el pasar de las horas o de los días.

Asígnate una agenda y coloca en cada día las cosas que debes entregar o las que están pendientes por empezar.

Proponte revisar tus apuntes al llegar a tu trabajo, durante la tarde y antes de la hora de salida.

Apunta todo lo pendiente

Apunta todo lo pendiente

  • Objetivos principales: determina cuáles son los objetivos que tienes que entregar con más rapidez. Así vas actualizando todas las tareas, según el orden de entrega.

 

  • Temas de urgencia: al decidir las tareas más importantes ya sientes un alivio y organización, pero nunca falta esa llamada donde te pidan que resuelvas algo para ayer.

En este sentido, paraliza lo que haces “momentáneamente” y resuelve eso tan importante que te pidió tu jefe.

  • Esquema de clasificación: si crees que realizar un esquema de clasificación te quita tiempo, estás equivocada. Se trata de un sencillo sistema de planificación para el día donde tendrás que evaluar los siguientes puntos.
  •       A: Tareas con alta prioridad que debas resolver de inmediato
  •       B: Tareas moderadamente importantes que puedas resolver después de realizar las tareas A
  •       C: Tareas que puedan realizarse con más tiempo. Podrías ir adelantándolas para que no dejes todo a última hora.
Haz un esquema de clasificación

Haz un esquema de clasificación

  • Horario: créate un horario que sea un reto para culminar las tareas del día. De esta forma ten por seguro que aumentarás la productividad.

Si es de tu agrado, coloca alarmas que te avisen la hora justa para empezar a realizar otras labores. ¡Es una buena idea que te ayudará muchísimo!

  • Revisar y ajustar: revisa tus tareas y los beneficios o recompensas que tendrás por hacer dicho trabajo a tiempo y en función a esta evaluación, haz los ajustes que creas pertinentes.

 

  • Realismo en tareas importantes: haz una purga de los elementos que no sean para el momento y ubícalos para otro día de la semana. No te satures de trabajo si crees que puedes delegar tareas para otros días.
Prioriza tareas importantes

Prioriza tareas importantes

  • Haz de primero lo que no quieres hacer: es una ventaja salir de eso que no quieres hacer. No le des más largas y deshazte de eso, así podrás dedicarte a lo demás con la cabeza tranquila y con un sentido de organización más fluido.

 

  • Agrupa trabajos similares: si tienes algunas cosas parecidas pendiente por hacer es recomendable que determines un lapso de tiempo para trabajar en función a esto.

Así podrás dedicarte a esos trabajos que llevan un proceso de elaboración similar y sentirás que aprovechas mejor las horas del día y resuelves las cosas más organizadamente.

 

LEER MÁS SOBRE: SALUD MENTAL EN EL TRABAJO: PLAN DE ACCIÓN

Haz que valga minuto a minuto tú tiempo en el trabajo y sácale el mejor provecho. Podrás sentirte tranquila, cumplirás con todos tus objetivos y serás un profesional excepcional.

Comparte tu opinión