Enfrentar la muerte de una pareja es demasiado duro, demasiado inesperado. La clínica de salud nos da algunos consejos para salir de la tristeza.

Hace unos días una de nuestras compañeras perdió a su esposo y padre de sus dos hijas. Me sentí perturbada y triste por la noticia. No puedo ni imaginar lo que ella está sintiendo en estos momentos. Cuando regresó a la oficina yo no tenía las palabras para hacerla sentir mejor, y creo que para eso nunca habrá algo que en ese momento te haga sentir bien; así que mejor la abrace y le dije que siempre estaríamos para ella. Todo ese día fue muy pesado para mi, no podría dejar de pensar qué pasaría si mi compañero, esposo y padre de mis dos hijos falleciera.

La muerte siempre nos enfrentará a caminos muy tristes y desoladores ¿pero cómo enfrentar el duelo de una pareja?

¿Qué es la resiliencia y para qué nos sirve?

Voz Pro Salud Mental Ciudad de México (VPSM CDMX) señala que hay que hacerle frente a la muerte de una manera resiliente y transitar por la ruptura.

El concepto de resiliencia -entendido como la capacidad de adaptarse y reponerse ante la adversidad, y salir fortalecido de ella- ha adquirido gran importancia en la actualidad. Si bien es una característica propia de todos los seres humanos, hay quienes la manifiestan de una forma más natural. Esto depende de su biología, su carácter, la responsabilidad que toman ante sus acciones, su relación con la familia y la comunidad, así como el número, intensidad y duración de los eventos estresantes o adversos que experimentaron -especialmente a temprana edad-.

Vivir un duelo resilente

Un ensayo de la American Psychological Association enlista una serie de acciones para atravesar el duelo de forma resiliente:

  1. Mantener buenas relaciones con la gente importante para nosotros.
  2. Evitar ver las crisis como eventos insuperables.
  3. Aceptar que el cambio es parte de la vida.
  4. Desarrollar metas realistas y moverse poco a poco hacia ellas.
  5. Buscar oportunidades para descubrirse a uno mismo.
  6. Cultivar una visión positiva nosotros, desarrollando la confianza en nuestra capacidad para resolver problemas y en nuestros instintos.
  7. Mantener las cosas en perspectiva.
  8. No perder la esperanza.
  9. Cuidar de nosotros mismos: interesarnos en actividades que disfrutemos y encontremos relajantes, así como cuidar de nuestro cuerpo.

Otro aspecto muy importante de la resiliencia es vivir el momento presente, así que, si la nostalgia nos invita de vuelta al pasado o a idealizar la relación, debemos conectarnos nuevamente con el ahora y con la objetividad para evaluarla de una manera más realista.

Voz Pro Salud Mental CDMX ofrece información y cursos de psicoeducación sobre enfermedades mentales para pacientes y familiares.  www.vozprosaludmental.org.mx