Lo prometido es deuda queridas, he aquí la continuación del texto: «Cosas por hacer entre los 35 y 40», parte 2.

Venimos de leer días atrás la parte 1; donde revisamos la actualización de la profesión, saber tu look rompedor, disfrutar tu soledad, emanciparte económicamente y hasta congelar tus óvulos. Ahora veamos otras sugerencias que pueden estar muy adhoc en este lustro.

6. Conocer tu carta astral

Será porque últimamente Mia Astral me ha vuelto fan y ella está justo entre los 35 y 40 años de edad. Algo sucede que empezamos a acercarnos a conocernos desde la parte astrológica. Leer el Zodíaco no es suficiente, la Carta Astral ya sea por diversión o una alternativa al conocimiento es la manera en que la energía astral disponible te presenta y describe. Yo he escuchado por ahí, que a partir de los 40 te pareces más a tu ascendente que a tu signo solar.

Imagen de somosfairastrología.com en Pinterest

7. Cumplirte un sueño guajiro

Destierra por completo el cliché (y la barrera) de que los sueños pertenecen a las quinceañeras. No es la edad un pretexto real para que no emprendas ese viaje exótico al país de tus sueños; o te inscribas como principiante en clases de ballet, surf o belly dance; te vayas a tomar el curso de italiano en Roma; te avientes de una avioneta en salto Tandem; te hagas ese tatuaje o te tiñas de rosa el cabello, te operes la nariz o inviertas en ese terreno playero. ¿Cuál es el tuyo? todas tenemos al menos uno… ahora es cuando.

Imagen de abysseofficial.com en Pinterest

8. Preparar tu platillo y bebida estrella

Parte de emanciparte es brindar a los otros, lo que, en primera instancia, te puedes brindar a ti misma. Así que atrévete a perfeccionar esa receta de tu platillo favorito y a preparar mejor que una bar tender esa bebida fiestera que amas. Si no es lo tuyo la cocinada, no te digo que te vuelvas una chef gourmet entre los 35 y 40, pero sí que ya superes la etapa donde solo sabes pedir a domicilio, preparar quesadillas, el arroz se te pega y a veces la gelatina no te cuaja.

9. ¡Ser la ama de tu sexualidad!

Adoro este punto por ser tan auto responsabilizador y empoderador. No es la pareja ni el amante el encargado de tu placer (así como tampoco lo es de tu felicidad). Es hora de conocerte, saber qué te enciende y que te apaga, arrancar de raíz los prejuicios que solo te limitan. Explorar este maravilloso mundo de contactar con tu cuerpo,emociones y sensaciones te hacen más plena. Si hay traumas, también es momento de trabajar en terapia para superarlos y también es momento de saber pedir lo que quieres en la cama, decir no y ser buenaza en dos que tres técnicas amatorias ;P

Imagen de wittandelight.com en Pinterest

10. Reconocer y sanar las relaciones de toxicidad

¡Y soltarlas! Sé que está muy de moda eso de soltar y hasta suena trillado. Además, soy de la idea de que, primero, intentemos reparar las relaciones que nos importan… Mamá, marido, pareja, amiga de años, vecina de abajo, jefe o socio, etc. ¿Cómo sé que es tóxica? porque ni haciéndose para atrás ni adelante ni a un lado se reparan y me siguen costando daño y sufrimiento. Ya intentado todo, dentro de un periodo más o menos prudente (un par de años es tope), ahora sí, ahí hay que hacerse: ¡hacia afuera! Dar ese salto de fe al abismo de lo desconocido, romperse para luego reconstruirse. Y como sé que es más fácil recomendarlo que hacerlo, te digo que también lo he hecho. Ayúdate de tu red de apoyo y búscate un terapeuta serio para que te acompañe en este trago difícil que no recomiendo transitar sola.

Subido por Sill Vanna para Pinterest

¡Feliz década de los 40!… me acaban de decir que es la verdadera plenitud de la mujer por ahí de los 45… así que no te sientas más ni menos que orgullosa de elevarte al 4to piso.

Otra buena noticia es que todos estos temas los tenemos aquí mismo, en kena.com, navega un rato y profundiza en cada uno.

Y por cierto, estos consejos los encasillo en este rango de 35 y 40, pero si te resuenan el corazón, ¡son para ti también!

Comparte tu opinión