¿Qué es lo primero que haces cuando vas a descansar? Seguro tomas tu posición favorita para reponer tus energías, pero ¿sabías que algunas de estas posturas pueden traer consecuencias negativas a tu salud? A continuación te contamos.

En una reciente publicación de The HuffingtonPost, el Doctor Christopher Winter, Director Médico del Centro del sueño Marta Jefferson en Virginia, Estados Unidos, explicó los pro y los contra de las 3 posturas más comunes para dormir.

¿Eres de las que duerme de espalda?

Dormir de esta forma minimiza las arrugas y evita la flaccidez mamaria; también disminuye el reflujo de ácido gástrico hacia el exterior. Pero cuidado: si eres de las que ronca, esta postura empeorará tus ronquidos.

¿Te gusta dormir de lado?

Si tienes problemas con los ronquidos, esta es la mejor postura para evitarlos. Además, mejora tu circulación y, si estas embarazada, es la posición ideal para descansar.

No obstante, tiene su lado negativo: aumenta las arrugas y la flaccidez mamaria. También ocasiona dolor y molestia en los hombros y cadera, porque estos se convierten en puntos de apoyo.

¿Duermes sobre tu panza?

Esta postura es la menos beneficiosa para el cuerpo, porque puede ocasionar a largo plazo molestias en el cuello y en la zona lumbar.

Mira esta interesante infografía que publicó The Huffington Post.

Sleep The Huffington Post

Comparte tu opinión