La pera es una fruta elegante, atractiva y deliciosa, además está repleta de beneficios para tu salud.

Por: Nut. Esther Schiffman Selechnik
Maestra en Nutrición Aplicada

Todos hemos escuchado la frase de la vista nace el amor, y es cierto que siempre buscamos comer algo que sea atractivo a los sentidos esperando que esté delicioso, y ya después evaluamos si nos gusta o no su sabor.

La pera, una fruta que por sí sola es elegante, y además nos ofrece 10 variedades con distintos colores vibrantes, capaces de realzar cualquiera de nuestras preparaciones. Te invito a buscar a la pera Starkrimson cuyo color rojo brillante te deslumbrará, o a la pera Bosc que con su pulpa suave y dulce y su piel café ofrecerá a tus platillos una gran personalidad. Lo mejor de todo es que la belleza y elegancia de cada una de sus variedades es sólo el comienzo, ya que la pera es una fruta bella, rica y además muy nutritiva, al ser una fuente rica de fibra, vitamina C, potasio y otros nutrimentos esenciales para la salud, que describo a continuación.

Peras y fibra.
Una pera mediana nos ofrece 6 gramos de fibra que equivalen al 21% de nuestro requerimiento diario de este nutrimento tan necesario para la digestión y la saciedad. Lo mágico de las peras es que son una fruta que se consume con piel, y esos 6 gramos de fibra incluyen tanto fibra soluble (29%) como fibra insoluble (71%), por lo que no sólo nos ayudan a absorber agua y hacer más blandas las heces (previniendo el estreñimiento y todos los problemas relacionados con ello) sino que además ayudan a disminuir el colesterol en sangre y por ende el riesgo de enfermedad cardiaca y muerte. De hecho, en diversos estudios el consumo específico de peras ha sido asociado a la disminución del peso corporal al sentirse más saciados y a disminuir el riesgo de síndrome metabólico, tan común y con tantas complicaciones en México y en el mundo.

Peras y vitamina C.
La vitamina C es la reina de los antioxidantes, y la pera nos ofrece el 8% de nuestro requerimiento diario, con lo que nos ayuda a disminuir el daño celular causado por los radicales libres y a retrasar el envejecimiento prematuro, así como un gran número de enfermedades crónicas. Esto se ve potencializado por la gran variedad de fitonutrimentos antioxidantes que contiene la pera y a su acción sinérgica, que junto con la fibra han demostrado efectos anti-diabéticos y anti-hipertensivos en distintos estudios en todo el mundo.

Peras y potasio.
Una pera mediana nos brinda 180mg de potasio, un electrolito muy deficiente en nuestra dieta, pero muy necesario para disminuir la presión arterial y mejorar la salud cardiovascular en general. Se ha encontrado que una dieta alta en potasio y baja en sodio es importante para prevenir la hipertensión arterial, y la pera es una fruta que entra perfectamente en esta descripción por lo que es una excelente alternativa para personas con obesidad y o con alto riesgo de hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular.

Por todo esto y más, cada vez más chefs en todo el mundo incorporan a las peras en todas sus creaciones, siendo las que más han tenido crecimiento y aceptación, las bebidas y cocteles, las entradas y las ensaladas, en los que las peras dan ese toque sensual, fresco, dulce y sorpresivo que todo comensal busca.

Comparte tu opinión