Que lo hayamos leído o no, es otra cosa, pero todos hemos escuchado hablar del Kamasutra, ese famoso libro hindú escrito alrededor del siglo III a.C, que hasta la fecha se ha convertido en un texto de consulta para “mejorar” nuestras técnicas sexuales. Su contenido no es sólo técnico, sino que además, nos describe con imágenes, posiciones sexo-eróticas, afrodisíacos, nos aconseja cómo renovar nuestra vida sexual desde los primeros momentos de coqueteo y seducción hasta el acto sexual, además de hablar de los besos, abrazos, masajes, entre muchas cosas más.

portada-libro-kamasutra

Sin duda, darle una “leidíta” al Kamasutra, abrirá tus horizontes y despertará, aún más, tu curiosidad sexual. Aquí les dejo algunas cosas y datos, que son dignas de destacar de este maravilloso libro, que en tu vida, debe de ser una lectura obligada. ¡Chécalas!

Aprendiendo del Kamasutra

El Kamasutra cita que las zonas erógenas en una relación son muy importantes, alguien que se dice ser un buen amante, logra que su pareja tenga una experiencia sexual en todo su cuerpo y no sólo en sus zonas íntimas. El cuello, las orejas, los pechos, las nalgas, los pies, son áreas que también debes de saber estimular. Dar masajes, besos, caricias o hasta mordidas en estas partes del cuerpo es sumamente excitante.

Para aquellos que gustan de los rasguños, el Kamasutra nos dice que nada produce más placer en los amantes que el marcar la piel con las uñas y morder la piel de la pareja. Si les gusta y resulta excitante y erótico esta práctica, llévenla a cabo, sólo ten cuidado de no terminar lastimados o hasta con varias curitas en su cuerpo.

via GIPHY

¡Caballeros!, no lo digo yo, lo dice el Kamasutra que es su trabajo besar y acariciar a su pareja. Si ella queda insatisfecha después de penetrarla, es su deber acariciar y tocar su clítoris encontrando la posición ideal para que ella por medio de esta estimulación, alcance la máxima satisfacción (o aventurarse al punto G).

La práctica del cunnilingus (sexo oral del hombre a la mujer) o del fellatio (de la mujer al hombre) son muy importantes y efectivas para preparar el terreno para el acto sexual. Para el hombre es muy placentero recibirlo, produce demasiada excitación y una gran erección, para la mujer, además de ser excitante, es una técnica buenísima de lubricación. Para practicarlo, ambos deben de tener sus genitales limpios y saber hasta dónde desean llegar, comenta el Kamasutra.

Uno de los objetivos del Kamasutra es que tus relaciones sexuales no caigan en la monotonía. Las posiciones que nos muestra este libro son muy variadas: ella arriba, los dos acostados, él arriba, parados, por detrás y otras hasta acrobáticas y cada una con distintas variaciones. Además, aconseja como girar y alternar los cuerpos para obtener más placer.

Una de las cosas que sugiere el Kamasutra, es que una vez que finalizaste el acto sexual, se le debe dedicar un tiempo a los abrazos, a comer y beber juntos lo que más les guste para que terminan su momento sexual en paz y con tranquilidad para disfrutarlo más.

Recuerda que lo que busca el Kamasutra es formar una conexión, integrar el deseo, el placer y el bienestar del alma de los cuerpos y enaltecer su lado más erótico.

Sea la que sea la forma en la que desees llevar a cabo tus sesiones sexuales, siempre dale esos toques innovadores que hagan que no caigas en el aburrimiento. Que no sólo sean unos simples acostones y ya, que sean experiencias únicas e inolvidables.

¡Mucha suerte!

Comparte tu opinión