Es normal que luego de una decepción amorosa quedes a la defensiva y tengas miedo de volver a salir lastimada. Te contamos cómo abrirte a nuevas experiencias y volver a sentir mariposas en el estómago.

La vida es un vaivén de experiencias, positivas y negativas, de crecimiento y aprendizaje. Te arrepentirás mil veces, querrás regresar el tiempo mil veces más. Solo debes pensar en que esa vivencia que te marcó, te hizo más fuerte.

Sabemos que no es fácil abrirte una vez más, pensarás que todos actuarán de la misma manera, pero ¿sabes algo? ¡puedes sorprenderte!

Disfruta de los placeres de estar viviendo el aquí y el ahora…

Sal a bailar, prueba un plato nuevo, comparte con personas con quienes quizás nunca te hubieses relacionado, ¡atrévete a evolucionar!

A veces nos aferramos a tener una relación perfecta, al hombre ideal y nos olvidamos de agradecer por lo que nos sucede.

Por una parte, es genial estar soltera y sin preocuparte por nada. Aprovecha, sal con amistades y ¿por qué no? práctica el sexo casual (con precaución). La idea no es que te enganches con alguien buscando superar el momento. Solamente que abras tu mente y  te plantees otros horizontes.

Permítete tener nuevas experiencias…

A todas nos ha pasado que nos dejamos llevar por las apariencias. Te cohíbes de salir con alguien por no ser «tu tipo» o por haberte creado una imagen (muchas veces errónea) de esa persona.

Nada pierdes con intentarlo, en ocasiones perdemos oportunidades de oro por no quitarnos las gríngolas a tiempo.

Qué tal si….

  • Sales con ese amigo que te atrae, pero «no quieres perder».
  • Dejas que tu amiga te presente a ese compañero de trabajo que desde hace rato quiere conocerte.
  • Coordinas un encuentro con ese grupo de amigas a las que siempre dejas plantadas.
  • Te anotas en ese viaje de trabajo al que no querías ir.

Todo es experiencia, nada pasa sin ningún motivo.

Pronto te descubrirás sonriendo nuevamente y ¿quién sabe? ¡quizás encuentres el verdadero amor!

¡Ánimo!

via GIPHY

 

Comparte tu opinión