Si eres madre y te sientes emocionalmente cargada, desgastada y con mucha presión, este post es para ti.

Lo escuchamos un montón: el proceso de crianza de los hijos es compartido entre padre y madre, pero, en muchas ocasiones la madre se estresa más.

La revista Sex Roles, publica que un estudio titulado «Trabajo invisible en el hogar y ramificaciones para el ajuste: las madres como capitanas de los hogares» en donde se ilustra y  examina cómo afecta de forma negativa el trabajo invisible de las mujeres en su salud emocional y psicológica.

En este análisis se enfatiza, la importancia de la distribución del trabajo mental y emocional en el hogar con tu pareja.

A raíz de este estudio, se llevó a cabo una encuesta de mujeres casadas y el 90% de ellas respondieron que tenían la responsabilidad completa de organizar los horarios de la familia.

Es curioso notar cómo las dos terceras partes de las madres, son «responsables» en su totalidad de la saluda emocional de sus hijos y el 78% aseguró que ellas eras quienes tenían el control y manejo de todo lo relacionada al colegio y actividades de sus hijos.

En este estudio se concluyó que cuando estas cosas suceden la mujer se siente insatisfecha con su pareja y  a nivel personal.

¿Cómo manejar esta carga emocional?

Si te sientes identificada con esto, es importante que empieces a evaluarte y des importancia a tu salud mental y emocional.

Primero que nada, debes tener en cuenta las consecuencias que te puede traer esas cargas mentales.

El orden: dentro del hogar es fundamental. En dicho estudio, los expertos aconsejan que debes tener una comunicación amplia y clara con tu pareja e hijos para poder hacer la distribución correcta de responsabilidades y tareas.

Debes ser equitativa, logrando aligerar la carga mental y no sufrir un shock emocional con el tiempo.

Tiempo para ti sola: esto es importantísimo. Los expertos afirman que es importante que tengas tiempo para realizar actividades que te desconecten de esas 4 paredes.

Practica actividades como: yoga, bailoterapia o consiéntete en un Spa. Nunca está de más darte un gusto y dedicar tiempo en el amor propio. No te descuides y está pendiente de ti.

LEER MÁS SOBRE:  MADRES PRIMERIZAS: UN ESPACIO PARA EL POSPARTO ¡EXISTE Y ESTÁ EN MÉXICO!

Libera estrés y relájate, con actividades alternas, que te diviertan. Equilibra tu bienestar físico mental y espiritual.

Comparte tu opinión