A partir del año 2006 el cáncer de mama se convirtió en la primera causa de muerte en México desplazando al cáncer cérvicouterino. Hoy por hoy la detección temprana de esta enfermedad es la única opción que tenemos las mujeres para salvar la vida.

Por: Gabriela Xochiteotzin Peña

Al hablar de cáncer de mama de inmediato sentimos miedo, quizá esta sea la principal razón para no querer descubrirlo ¡Qué tal si lo tengo! ¡Y luego qué hago!

La realidad es que en nuestro país 70% de los casos de cáncer de mama se diagnostica en etapas avanzadas, cuando el tumor ya se ha extendido a otros tejidos cercanos al pecho o, incluso, cuando ya ha invadido otros órganos y tejidos, como pulmones, hígado, huesos y cerebro.

Es justo que para evitar ese escenario se insiste en detectarlo en las primeras etapas, cuando las células cancerígenas no se han extendido a otras partes del cuerpo y poder tratarlo exitosamente ya que actualmente contamos con diferentes opciones de tratamiento y terapias que ayudan a la sobrevivencia de esta enfermedad.

LAS SOBREVIVIENTES Y VOCERAS

Afortunadamente conocemos a muchas mujeres que pueden contar su historia de vida y de cómo fue su paso por el cáncer, es admirable como han podido salir adelante y tener el aliento de ayudar a otras mujeres en su travesía por la enfermedad e, incluso, convertirse en activistas, voceras o fundadoras de organizaciones que buscan concientizar sobre la importancia de la detección temprana y brindan apoyo psicológico o emocional a mujeres con cáncer, así como incidir en políticas públicas: Bertha Aguilar, de Cimab; Liz Lavín, de Oncoayuda; Consuelo Austin, de la Asociación Toca; Felicia Marie Knaul, de la Asociación Tómatelo a Pecho; Rina Gitler, de Fundadora de Alma, por mencionar solo a algunas.

En la actualidad la mejor manera de detectarlo temprano es combinar tres cosas:

1.- Revisión médica por lo menos una vez al año.

2.- Auto exploración de los senos una vez al mes al terminar el ciclo menstrual.

3.- Mastografía, a partir de los 40 años de edad. Cuando hay antecedentes familiares de cáncer se recomienda iniciar las mastografías a partir de los 35 años de edad. En mujeres en menopausia se recomienda fijar un día al mes para realizarse la autoexploración.

cancer-de-mama-infografia

Es importante resaltar que hay casos especiales de presencia de cáncer de mama en familias enteras donde la abuela, la mamá y las tías han fallecido a causa de esta enfermedad y donde chicas muy jóvenes, menores de 20 años tienen el riego de presentarlo. En estos casos el mensaje es que debe haber una supervisión médica y seguimiento para la detección en etapas tempranas,

Al respecto existen voces como la de la directora de Fundación Alma, Rina Gitler, que insisten en llevar a cabo pruebas genéticas (que aún no se realizan en México) que pueden determinar si una mujer tiene los genes de cáncer y actuar antes de que se presente la enfermedad. Para estos casos Rina Gitler aboga por llevar a cabo medidas como la mastectomía profiláctica que consiste en retirar la glándula mamaria (quitar el seno), antes de que se presente la enfermedad, como lo hizo la actriz estadounidense Angelina Jolie quien en 2013 se sometió a una doble mastectomía pues tenía 87 % de posibilidades de padecer esta enfermedad y un 50 % de desarrollar un tumor maligno de ovario, ya que existe una relación entre estos dos tipos de cáncer.

En 2016 además de la cirugía conservadora (que es la piedra angular del tratamiento para tratar el cáncer en etapas tempranas y la que más acerca a la mujer a la curación), la radioterapia y la quimioterapia siguen siendo los principales tratamientos contra el cáncer de mama.

No obstante ya existen otros avances que, de acuerdo con lo que me comenta el doctor Jaime Corona, Médico oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología (InCan) dependiendo del tipo de cáncer de mama que presente una mujer será el tratamiento que reciba, incluso hay pruebas como la Oncotype DX, que estudia las características de los genes del tumor para determinar de manera precisa el tratamiento a seguir ya que no todas las pacientes requerirán la misma atención médica.

“Dependerá de muchos factores, entre los que destacan edad de la paciente, tamaño del tumor, presencia o ausencia de ganglios enfermos, metástasis, sitio de la mama afectada, tipo de tumor y varios factores más principalmente la etapa en la que se encuentren al momento del diagnóstico”.

cancer-de-mama-e

Asimismo la farmacéutica estadounidense Pfizer dio a conocer recientemente una innovadora opción terapéutica para mujeres con cáncer de mama con metástasis que detiene hasta 20 meses la progresión del tumor, con un impacto menos invasivo que las terapias actualmente disponibles en el mercado.

De igual manera la farmacéutica suiza, Roche, presentó recientemente una nueva presentación subcutánea de su terapia combinada para cáncer avanzado que mejorará el tiempo de suministro de 30 minutos a tres o cinco minutos que tendrá un beneficio más para las pacientes que lo utilizan, y una oportunidad de ahorro y de mejora en la calidad del servicio en las instituciones de salud al liberar espacios en salas de infusión. Esta terapia mejora el control de la enfermedad durante 6 meses adicionales. De igual manera, se reduce el riesgo de morir por la enfermedad metastásica en un 32% y en algunos casos se ha alcanzado una supervivencia de más de 56 meses.

Esta es la llamada medicina personalizada que ofrece innovaciones que permite tratar a mujeres que antes no se podían tratar, que no estaban respondiendo bien a las terapias o un cáncer con metástasis en hueso o en algún otro órgano que pueden tener una buena calidad de vida sin que el cáncer avance por muchos años 5 o 10 años, incluso.

El mensaje en este 19 de octubre en el que se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de mama es quitarnos el miedo y hacernos cargo de nuestro propio bienestar, hacernos los estudios correspondientes: autoexploración, revisión médica y mastografía para lograr la detección oportuna de la enfermedad; combatir el retraso del diagnóstico, lo que tiene por consecuencia el atraso del inicio del tratamiento oportuno y hacer que la información llegue a las mujeres de lugares más remotos de nuestro país.

 

Cuáles son los factores de riesgo

-Ser mujer.

-Historia personal y familiar de cáncer de mama.

-Tener más de 40 años.

En México se presenta en promedio 10 años antes que en otros países, por lo que la Norma Oficial recomienda la realización de mamografías a partir de la cuarta década de vida de las mujeres mexicanas.

-No haber tenido hijos o embarazos y no haber amamantado.

-Nuestro cuerpo genera estrógeno durante el ciclo menstrual, que actúa como una hormona del crecimiento para los tejidos mamario, uterino y ovárico. La sobreestimulación de estos órganos por el estrógeno está relacionada con una proliferación celular excesiva que podría conducir al cáncer. Durante el embarazo, la lactancia y la menopausia, dejamos de producir estrógeno, disminuyendo nuestra exposición a esta hormona.

-Primer embarazo después de los 30 años de edad.

-Antecedentes de síntomas benignos en las mamas, por ejemplo, dolor, bultos, quistes y secreción de los pezones.

-Primera menstruación antes de los 12 años y menopausia después de los 52.

-Obesidad.

Comparte tu opinión