Cada 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud y esta fecha coincide con una muy particular, el Día Mundial del Hijo de en Medio, pero ¿por qué hay un día para él?

Confieso que desconocía que los hijos de en medio tenían su día, pero ya que lo descubrí quise averiguar sobre el tema.  Se dice que el hijo de en medio es de carácter muy fuerte, más independiente y un tanto más rebelde que los demás. Sin embargo, no se habla mucho del «sándwich» de la familia, el que siempre ha tenido un papel, supuestamente, secundario.

Algunos psicólogos creen que el orden de nacimiento es el responsable de muchos aspectos de la personalidad de un individuo. Afirman que los hijos de en medio suelen tener la personalidad opuesta a la del hermano que nació justo antes que él. Sea como sea, este día está pensado para que los «hijos sándwich» se sientan valorados y queridos por igual en la familia, dejando atrás los clichés que han arrastrado mucho tiempo.

Los hijos del medio luchan para encontrar su lugar en el mundo, según el psicólogo Kevin Leman en «The Birth Order Book». Leman dice que los hijos del medio están atrapados entre el mayor, que obtiene la mayor parte de la atención y expectativas de sus padres, y el menor, que es el «bebé» de la familia por el resto de su vida. Algunos psicólogos llaman a este fenómeno el síndrome del hijo del medio.

La coordinadora del Primer Programa Argentino de Formación en Primera Infancia y Crianza,  Rosina Duarte, ofrece  5 consejos para criar hijos del medio felices:

1) Dedicarle un tiempo especial en el día exclusivamente a cada uno de los hijos. Por ejemplo: a la hora de ir a la cama o de dar un paseo, que sienta que hay momentos donde recibe los mimos de papá o de mamá en exclusividad.

2) Festejar sus logros. En vez de decirle todo lo que hace mal, decirle lo que hace bien: le gustará sentirse reconocido y le dará ánimo para hacer las cosas mejor, en lugar de hacerlas mal para llamar la atención.

3) Es muy importante el ámbito escolar y la posibilidad de tener estimulación: probablemente obtendrá buenos resultados académicos motivado por los logros de su hermano mayor.

4) Las charlas con los niños y las actividades familiares (especialmente de juegos) son muy importantes para la fidelización del entorno familiar y la integración de la nueva estructura que «sufren» estos niños.

5) Cuidar, acompañar, integrar, querer y proteger a los hijos sin hacer diferencias entre ellos: es una ardua tarea que los padres deben intentar realizar para el buen desarrollo emocional de sus hijos.

 

Fuente: http://www.notimerica.com y https://www.clarin.com/entremujeres/hogar-y-familia

Comparte tu opinión