Efectos del tabaco en la piel

¿Sabías que cuando fumas, el calor del tabaco que se está quemando alcanza temperaturas próximas a los 600 y 900 grados C y que este calor transforma numerosos componentes de lo que fumas, lo que genera complejas reacciones químicas en el organismo?

Así que “echarte un cigarrito de vez en cuando” es tan dañino que sería mejor que la próxima vez que tuvieras un antojo, lo pensarás dos veces.
“Las repercusiones de fumar tabaco no solo se presentan en los pulmones,
garganta y dientes, sino también tienen un efecto nocivo directo sobre otros
órganos, como la piel”, dice Lorena Ramírez Piña, médico especialista en estética y longevidad.

“La diversidad de componentes químicos que se encuentran en el tabaco, los cuales suman más de 4,000 tóxicos químicos, de los cuales 300 son sustancias con gran potencial cancerígeno, hace que la cantidad de problemas de salud relacionados con el tabaco sea muy compleja. En cuanto a la piel se refiere, se ha demostrado que el tabaco reduce la capacidad de cicatrización de los pacientes posquirúrgicos, sobre todo en quienes han recibido implantes de piel o cirugías con colgajos complejos”, afirma la especialista.

Este tema es muy oportuno, ya que esta semana fue el Día mundial sin tabaco. Vamos a ver otros efectos en la piel.

MIRA ESTE POST: BRIDGET RUTHERFORD: LA PASIÓN POR CUIDADO DE LA PIEL
Daños del tabaco sobre la piel. Foto de Medium Photoclub en Pexels
Daños del tabaco sobre la piel. Foto de Medium Photoclub en Pexels

Entre los padecimientos provocados por el tabaco se encuentran:

Cáncer de piel tipo no melanoma, específicamente el carcinoma epidermoide, es el doble de frecuente en pacientes fumadores que no fumadores, y dentro de esos el riesgo es mayor cuanto mayor sea el número de cigarrillos que consumen.

Envejecimiento prematuro y aparición de mayor densidad de arrugas en
personas fumadoras. Esto se debe a la alteración en el flujo sanguíneo arterial.

Este efecto dificulta la llegada de oxígeno y nutrientes al tejido conjuntivo cutáneo, altera el colágeno y las células a nivel profundo y superficial, produciendo daños secundarios irreparables.

Baja respuesta inmunológica de la piel, es decir, las defensas frente agresiones externas, es muy inferior en pacientes fumadores, lo que favorece las infecciones.

Aumenta los radicales libres que dañan las membranas de las células, llegando a destruir y mutar su información genética.

Las arrugas de los fumadores son diferentes; son más estrechas y profundas, con contornos bien marcados. El color de la piel tiene una palidez cercana al amarillo grisáceo, por lo cual es raro que los fumadores tengan mejillas rosadas, además de no enrojecer prácticamente nunca.

Cabello reseco y quebradizo, debido a que el humo del cigarro provoca un
cabello con puntas quebradizas.

Para revertir estos daños “existen diversas opciones, además de los cambios de hábitos, como pequeñas dosis de toxina botulínica y ácido hialurónico, que aplicadas en las zonas específicas logran muy buenos resultados”, comenta la Dra. Lorena Ramírez Piña.

Fuente: Pinkso


CUIDADO NATURAL DE LA PIEL Y EL CABELLO EN ÉPOCA DE CALOR

¡Síguenos en nuestras redes sociales para que no te pierdas ninguna nota de KENA!

InstagramFacebookPinterest y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.