Todas alguna vez escuchamos o hemos dicho la famosa frase «no eres tú, soy yo.» Ese estruendo que nos deja inciertas e inseguras, es el inicio de una desdicha inmensa y dudas.

Algunos terapeutas de pareja explican que esta expresión puede ser muestra de inmadurez y egoísmo.

Cuando se empieza a usar esta frase para justificar que algo falla en la relación, es porque la persona que lo dice no es lo suficientemente valiente para afrontar los problemas y manejar sus emociones. No en todas las ocasiones, claro, pero es un patrón: no sabe qué se quiere.

Por ejemplo, si tu pareja tiene días evasiva y en plena discusión te suelta esta frase, es una posible señal que quiere terminar con la relación. Quizá «crea» que es la manera mas sutil de decir adiós.

ESTE TEMA TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR «ALERTA CON LAS ACTITUDES EN PAREJA Y DESECHA RELACIONES TÓXICAS»

FOTO DE COTTONBRO EN PEXELS

FOTO DE COTTONBRO EN PEXELS

 ¿La ruptura se hace menos sufrida?

Todas las rupturas duelen, en absoluto. ¿Creemos que con esta frase duele menos? Duele igual, porque sabemos lo que se avecina. Es necesario armarse de valor y afrontar las como son, sin tanto rodeo.

Ten encuesta estos dos  puntos antes de decir la frase

  • Más sinceridad, ¡por favor!: con el “no eres tú, soy yo” pensamos que nuestra pareja no va a sentir dolor por pensar que eres tú la del problema pero todo esto tiene un trasfondo y es precisamente ahí donde no somos justas y sinceras (o no lo son contigo).
  • Falta de valentía: creemos que con intentar asumir la culpa de algo al hacer ver que el otro no tiene nada de culpa, el problema deja de ser tan importante. Pero al no asumirse la valentía por completo, no hay valentía.

¡Stop! No utilices más el «no eres tú soy yo»

Es de valientes conversar y asumir las fallas con la verdad, enfrentando los problemas. Si la relación debe terminar, se hará por lo sano y de una manera mucho más madura.

Está bien no querer estar en una relación, pero hay que ser honesto con uno mismo, para empezar, y entonces, ser responsables y explicar por qué ya no se quiere estar ahí…



«¿TIENES RELACIONES SEXUALES SANAS?»

Comparte tu opinión