¿La crisis del país te tiene preocupada? ¿Temes perder el trabajo? Te dejamos un plan a prueba de crisis y estrés.

«Prevenida vale por dos» dicen por ahí… pero cuando se trata de quedarte si trabajo este dicho es una verdadera salvación.

PLAN DE ACCIÓN

1.- Comienza un plan de ahorro desde ya o liquida deudas. En el caso de que seas de las liquidadas de la empresa es mejor que estés bien prevenida. Trata de liquidar deudas y si es posible hacerte un “colchón” para los tiempos de crisis. Esto también significa que no te embarques en compras fuertes por cualquier eventualidad.

2.- Pon al día tu CV. Es muy importante que tengas tu curriculum bien actualizado y para eso se necesita tiempo y dedicación. Si está pasado de moda o simplemente no lo renuevas desde hace 5 años este es el momento. Nunca sabes cuándo vas a necesitar presentarlo.

LEER: Amores de oficina

3.- Planea una estrategia a corto plazo. ¿Tienes un plan botado por ahí que nunca terminaste de emprender y que es una muy buena idea de negocio? Llego el momento de sacarlo del baúl, pulirlo y darle una oportunidad de crecer. Si este plan está más aterrizado te ahorra tiempo y estrés cuando te quedes sin trabajo. Si no lo tienes, créalo y aterriza desde cero. Aunque no lo creas los despidos son enormes oportunidades de renovación y de creatividad, por lo tanto son momentos ideales para emprender algo nuevo.

4.- Para bien las antenitas para nuevas oportunidades de trabajo con tus amigos y conocidos. En tiempos de crisis es importante tener ésa agenda de “contactos” bien actualizados. Hazte presente y checa en qué andan tus amigos y conocidos para cuando llegue el momento de “soltar la bomba” ¡Me quede sin trabajo!

5.- Antes de irte deja la puerta abierta de seguir trabajando como colaboradora, si tienes un plan bajo la manga con anticipación la negociación podría ser más que exitosa.

6.- Prepárate para tomar esto de la mejor manera, de nada servirá que te estreses o te paralices ¡Al contrario! Te necesitamos entusiasta y con toda la mejor energía para afrontar la situación. Si necesitas ayuda, pídela con un profesional o con tus amigas. No serás ni la primera que se queda sin trabajo ni la primera que sale adelante sola.

LEER: Agencia creativa busca mamás y embarazadas

Testimonios:

“Me avisaron de la liquidación el mismo día que me tuve que ir, apenas me dio tiempo de meter mis cosas en una caja. Cuando llegué a casa estaba destrozada y no sabía por dónde comenzar. Me encargue de decirle a todos mis contactos que necesitaba trabajo y las propuestas llegaron más pronto de lo que pensé ” María.

 

“Cuando me despidieron me di cuanta de lo infeliz que era en ése trabajo. Aquí comenzó una nueva oportunidad para buscar algo que realmente me hiciera feliz. Ahora lo veo a la distancia y les estoy muy agradecida de salir de la zona de confort en la que estaba”. Patricia.

 

“Cuando me despidieron lo primero que hice fue asegurar varios meses de renta de mi departamento, eso me mantuvo menos estresada. En un mes ya tenía trabajo y un buen colchón ahorrado”.