Con expectativas dudosas de qué esperar de New York Fashion Week, fue reconfortante ver los desfiles de Monse, Alexander Wang y Victoria Beckham. Tres marcas muy diferentes mostraron ser innovadoras, arriesgadas y pensantes en su diseño. Laura Kim y Fernando García, de Monse, le devolvieron a su marca su horario en privado, pues la temporada pasada lo compartían con Oscar de la Renta, casa de diseño en la cual ambos también llevan las riendas creativas. Esto le sirvió muchísimo a Monse para demostrar su identidad y fuerza. Representando el nuevo ‘New York’, Monse como estética representó esa necesidad del local a tener una personalidad fuerte, creativa y relevante. Antropológicamente hablando la marca expone una generación de neoyorquinos fresca, independiente, exitosa y poderosa. Combinando la desconstrucción de atuendos y en ellos haciendo nuevos, esta pasarela impresionó a editores. De mis favoritos, las faldas de cuero con flecos, pero toda la colección tiene piezas que yo usaría y que me harían ver imponente, inteligente y relevante.

Alexander Wang en el pasado perdió el brillo en sus colecciones ante las opulencias de sus shows. Sin embargo, esta temporada presentó lo que creo es una de sus mejores pasarelas. Como siempre hizo un espectáculo, el WANGFEST’, el cual consistió en transportar súper modelos por toda la ciudad culminando en Brooklyn, en donde la pasarela era la calle y cualquier persona en los alrededores podía ver el show. Más allá de la complejidad de su presentación, esto pasó desapercibido ya que su colección fue “genial”. Piezas que gozaban en detalles avasallantes nos mostraron atuendos arriesgados e increíbles. La desconstrucción del diseño también predomino haciendo de chaquetas faldas, combinando leggins de cuero entre capas de ropas y de mis favoritos, un top corto de algodón estampado en rayas con un sostén negro pintado en sí, esto por encima de un top deportivo. Sencillamente, ¡fue brillante!. En los accesorios también deslumbró con botas de tacón de materiales tipo “mesh”. Una colección muy fuerte, pero muy hermosa.

Victoria Beckham presentó una colección un poco más delicada que las anteriores, pero la sutileza no le restó la fuerza creativa. Una evolución como diseñadora formidable, Beckham exhibió lo que para mí, es su colección más madura en pensamiento. Piezas que combinaban transparencias con camisones, trajes monocolores y accesorios como los tacones menta brillante, su propuesta se sintió inteligente, sofisticada y también desconstruyo atuendos cotidianos presentando siluetas nuevas como parte de la tendencia y manteniendo su identidad.

Gabi Ramos

Gabi Ramos

 

Comparte tu opinión