kate madura

Kate Winslet, una mujer real, ¿nos chocan los modelos reales?

Esta semana me encontré con un artículo de El País titulado: “Por qué nos gusta más Kate Winslet gorda y vieja que de musa del ‘Titanic’”. De este enunciado algunas palabras me hicieron ruido y fueron “gorda y fea”, cuando la intención de la nota es reconocer la decisión de la actriz Kate Winslet de mostrar su imagen sin modificaciones de filtros, Photoshop o modelos sustitutas para su personaje en la serie “Mare of Easttown” que puede verse en HBO, que por cierto te atrapa desde los primeros minutos si te gustan los thillers policiacos.

Esta serie muestra a Mare Sheehan, el personaje de Kate Winslet, como una detective en un pequeño pueblo, Easttown, Pensylvania, con una vida y una familia disfuncional, más el estigma del alcoholismo femenino.

kate wislet

La crítica se ha enfocado más en la persona que en el personaje, porque aseguran que ella no tiene recelo alguno en mostrar cómo se “hace vieja”.

Es verdad que la vemos con una imagen que te hace olvidar a Kate y solo ves a Mare la detective, sin maquillaje, sin mostrarse femenina, en su conflicto y drama familiar constantes, lidiando con su pasado y su presente, con sus demonios hablándole al oído, una actuación magistral e impecable, ¿pero acaso no se trata de eso ser actriz? También podemos observar en ella una talla y un aspecto descuidado que corresponde a su personaje; sin embargo; las notas al respecto hacen alusión a su vientre que no es plano, a las arrugas de la piel de su rostro, a los kilos de más y al cansancio que transmite su imagen… entonces; ¿Nos checa, pero nos choca?

Envejecer…

Envejecer de pronto es un verbo que parece no debemos de mencionar, es más, que no tenemos derecho a ejercerlo en plenitud, a envejecer libremente (lo que eso signifique), y si alguien, que además de ser público es celebridad, decide, desde antes de este personaje, mostrarse con su envejecimiento natural, entonces los medios la reconocen, pero al mismo tiempo, clavan sus dagas más certeras en esos “defectos” propios de esa edad que tanto aplauden, pero que al final, se lee y se siente como un insulto.

La serie me encantó, la actuación de Kate me pareció tener genialidad, su imagen me impactó, pero para nada limitaría mi crítica (porque esto no es una reseña) a su aspecto. Celebro que ahora y antes se ha negado a modificar su imagen para verse más joven o distinta, ella se siente cómoda en su piel y lo proyecta, no quiere usar dobles de cuerpos ni quiere mantenerse eternamente joven y ha crecido no solo en edad cronológica, pero en aptitudes histriónicas, lo que lamento son las notas al margen que reconocen esto, pero juzgan sin duda su aspecto.

Me gusta y me hace sentir bien tener como referentes a mujeres que admiro y que están cómodas en su edad, y me gusta que remarquen que lo hacen con plena consciencia e intención de no provocar en sus admiradores falsas ideas sobre su apariencia, es de aplaudir que en estos tiempos las personas no teman simplemente ser en toda la extensión y no solo aparentar.

Personalmente creo que envejecer no es sencillo, menos en un momento histórico en que parece inaceptable porque el estándar exigible es siempre “parecer” mucho mas jóvenes de lo que en realidad somos…, creo que hay una doble moral; un modelo como el de Kate Winslet me parece más real que una imagen como la de los personajes de Friends que recién se reunieron y cuyas huellas del tiempo han sido elegantemente disimuladas y el “forever young” parece una aspiración posible y alcanzable…, pero si objetivamente pudiera escoger, a lo mejor la tentación de retrasar el tiempo es más atractiva que la de simplemente dejarlo pasar y dejar que vaya dejando su huella.

Resumiendo, Mare of Easttown es imperdible, tiene una buena trama y un buen ritmo, refleja muchas de las problemáticas sociales vigentes y mas cuando las sociedades son obtusas o pequeñas para crecer en ellas.

Me gusta Kate Winslet y amo sus diversas actuaciones, pero la admiro igual siendo la musa joven en Titanic, que Mare en la serie, y me gusta que use su voz y que no permita que su imagen sea cosificada, y que su talento sea el que mande y no su apariencia. Pero me choca que los titulares sean tan duros, porque claramente buscan publicidad y no necesariamente dar el espacio real a una actuación tan buena como la de Kate.

Y a ustedes, ¿les checa o les choca?

Karla Lara

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.