En sus dos facetas, personaje y ser humano, fue el mayor defensor de lo justo en la sociedad. Cantinflas marcó la diferencia de la comedia en Latinoamérica, y vio nacer el cine mexicano.

Conocido como el Charlie Chaplin de México, Mario Moreno es uno de los pioneros que contribuyó al nacimiento de la época de Oro del Cine Mexicano. Fue Cantinflas, su máscara como comediante, la que le ganó tanta popularidad; pero como en el teatro, Thalía y Melpómene, musas de la tristeza y la alegría; el actor en la vida real era muy diferente a su puesta en escena.

Cantinflas

Cantinflas

El personaje de Cantinflas, era un reflejo de los habitantes comunes de los barrios, que cuando hablaba, mediante la confusión lograba sus objetivos. El periodista Carlos Monsiváis describe el estilo que Mario Moreno imprime en su personaje como “la manipulación del caos”.

Pero lo más notorio de su personalidad fue el interés por defender siempre lo que le parecía justo. Incluso fue el principal representante, desde 1944, del Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica (STIC), cargo que asumió con fiera resolución.

Era un hombre que mundanamente no era simpático, era desagradable”, dice la escritora Guadalupe Loaeza. “Mario Moreno era un personaje muy siniestro, con una ambigüedad muy evidente. Sus colegas no lo querían”.

Sin embargo, hay otros que tienen una visión muy distinta de Mario. Como aquellos que trabajaron con él al inicio de su carrera y dicen, por ejemplo, que repartió entre lustrabotas y vendedores de periódicos su primer sueldo ganado en un teatro formal, el Garibaldi.

Otros recuerdan cuando en las elecciones presidenciales de los años 70’s, miles de personas votaron por Cantinflas como su candidato, como forma de anulación del voto, al colocar el nombre del personaje en la parte de atrás de la papeleta en signo de desacuerdo con los aspirantes que participaban en la contienda electoral.

 

Los actores Oscar Jaenada como Cantinflas y Ana Layevska como Miroslava Stern. En la película biográfica de Mario Moreno de 2014.

Los actores Oscar Jaenada como Cantinflas y Ana Layevska como Miroslava Stern. En la película biográfica de Mario Moreno de 2014.

Un genio cómico

Su actuación era, primeramente, fruto de la soltura y la agilidad, y de cómo le sacaba provecho a las situaciones más disparatadas y extraordinarias que brotaban con maravillosa sencillez.

De Mario Moreno tal vez no pasen a la historia del arte cinematográfico películas que no tienen, para algunos, nada de extraordinario. Pero por otro lado, su personaje, su figura, su personalísimo estilo interpretativo y su singular sentido del humor ocupan ya, por méritos propios, un lugar notable en el firmamento del séptimo arte como interprete cómico latinoamericano.

 

Cantinflas. Imagen de Telemundo.com

Cantinflas. Imagen de Telemundo.com

Se baja el telón

Muere a causa de cáncer de pulmón el 20 de abril de 1993. Miles de personas se reunieron en un día lluvioso para su funeral, un evento nacional que duró tres días. Sus cenizas yacen en la cripta familiar de la familia Moreno Reyes, en el Panteón Español de la Ciudad de México.

Entierro de Cantinflas

Entierro de Cantinflas

Fue homenajeado por muchos jefes de Estado y por el Congreso de los Estados Unidos, que mantuvo un minuto de silencio por él.

El 10 de octubre de 1980, en una ceremonia, como suele hacerse con todos los famosos, se le otorgó a “Cantinflas” una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, ubicada en el número 6438 Hollywood Blvd. Este es uno de los celebres homenajes que recibió Mario Moreno, en reconocimiento a su larga trayectoria profesional, y logros para el cine latinoamericano.

giphy

Dato curioso

Una de sus películas más simbólicas es Si yo fuera Diputado, en la que Cantinflas se desempeña como barbero y suele recibir lecciones de leyes de un anciano vecino, quien le propone asesorarlo para que defienda a los desfavorecidos del barrio   en   los   tribunales.   Tanto   es   el   éxito alcanzado, que   obtiene   los   votos necesarios para ser diputado. A pesar de ser tan pollo, tengo más plumas que un gallo y sobre todo, tengo ganas de hacer justicia y darle al pueblo lo que el pueblo necesitad son su palabras de cierre del discurso en el film. Aquí el vídeo:

 

Comparte tu opinión