Por Ginecóloga Alejandra Contreras*

La piel de nuestra Zona V es mucho más sensible que otras áreas y merece un cuidado especial. Existen una serie de recomendaciones que podemos hacer para el cuidado de nuestra piel íntima, como usar ropa de algodón, evitar la ropa ajustada para permitir que la piel transpire, así como contar con una rutina diaria de higiene íntima.

Particularmente para este último punto, podemos considerar buscar aquellos productos que tengan beneficios adicionales para el cuidado de nuestra Zona V.

En el caso de los protectores diarios, un producto que usamos con mayor frecuencia nos ayuda a mantener fresca nuestra Zona V, disminuir la humedad y los malos olores, teniendo mayor control de la higiene. Principalmente ofrecen comodidad y frescura disminuyendo las probabilidades de infecciones vaginales siempre y cuando se cambien de manera regular. Algunas características que debemos tomar en cuenta al momento de seleccionarlos son:

Los materiales para nuestra Zona V

Es importante cuidar que nuestra Zona V se encuentre fresca y libre de humedad. Esto lo podemos lograr con protectores diarios que estén hechos con materiales respirables, ya que permiten el paso del aire, disminuyendo la acumulación de humedad y esto a su vez aleja la probabilidad de tener una infección vaginal. Aquellos con cubierta suave nos ayudan a proteger la piel de nuestra zona íntima y evitar irritaciones.

Beneficios adicionales

Específicamente para el cuidado de la piel de la Zona V, adicional a contar con materiales suaves, los ingredientes naturales nos pueden ayudar a cuidar y mantener en un estado saludable a la piel de nuestra vagina. Algunos productos de higiene íntima cuentan con microcápsulas de aceite de algodón y vitamina E; ingredientes conocidos por sus propiedades humectantes que ayudan al cuidado de nuestra piel.

El aceite de algodón sirve como regenerador en los tejidos de la piel gracias a su alto contenido de ácidos grasos insaturados, que mejoran la circulación local de la dermis y la revitalizan. El ácido linoléico que contiene este aceite ayuda a restaurar la barrera lipídica de la piel en los casos de padecer deficiencias de ácidos grasos, además de tener también propiedades emolientes que nos ayuda a generar una textura suave e hidratada en pieles secas e irritadas. Por otro lado, la vitamina E es un antioxidante que protege las células y nos ayuda a que la piel se regenere y se mantenga saludable.

Recordemos siempre que los protectores diarios nos ayudan a sentirnos más cómodas y frescas, manteniendo seca nuestra Zona V y disminuyendo el riesgo de infecciones vaginales. Es muy importante seguir una rutina diaria de higiene íntima adecuada que asegure nuestra salud ginecológica. En el caso particular de los protectores diarios se recomienda cambiarlos mínimo 3 veces al día.

¡Ah, y no olvides consultar periódicamente a tu ginecóloga o ginecólogo de confianza!

*Texto proporcionado por Saba México para kena.com

**Editado por Tania Lara IG @tani_cone

Lee más sobre el olor vaginal.

Comparte tu opinión