“No hay fiesta sin mole, ni mole sin fiesta» dice el popular refrán, y menos en septiembre cuando nos vestimos el corazón de orgullo nacional, celebrando los mejores inventos que nuestro ingenio y necesidad nos ha dado para crear. Ahora te compartimos la receta de otro integrante del grupo de los «7 moles de Oaxaca», el conocido como amarillo o para los cuates, «amarillito»

Aprox. 90 minutos    6 porciones

Ingredientes

1 chile ancho

2 chiles guajillos  (o 10 Chiles chilhuacle… ¡si los encuentras!)

12 chiles amarillos

aceite en aerosol

1 cebolla

1 diente de ajo

1 jitomate asado

1 hoja santa

1 cdita de cominos

sal

1/2 taza de masa de maíz

3/4 k de carne de res
molida

1 huevo

1 cda de pan molido

2 chilacayotes cocidos

2 calabazas cocidas

12 ejotes cocidos

 

Preparación

1. Tuesta ligeramente los chiles. Colócalos en una olla con suficiente agua y hierve hasta que se suavicen.

2. Rocía una sartén con aceite en aerosol, acitrona la mitad de la cebolla partida en trozos y el ajo.

3. Licua los chiles con el jitomate, el ajo y la cebolla acitronados, la hoja santa, los cominos y la sal.

4. Rocía con aceite en aerosol una cazuela de barro, agrega el mole previamente colado, moviendo constantemente hasta que se sazone.

5. Forma bolitas de masa, hazles una pequeña incisión en el centro, vierte en el mole y deja que se cuezan.

6. En un tazón mezcla la carne molida con el resto de la cebolla picada, el huevo, el pan molido y la sal.

7. Forma las albóndigas, viértelas en el mole y cocina a fuego medio. Cuando estén listas añade las verduras, deja unos minutos, solo a que se integren los sabores.

Comparte tu opinión