Gabi Ramos reporta las pasarelas de Alexander Wang, Victoria Beckham y Brandon Maxwell en el New York Fashion Week 2018.

Alexander Wang

A pesar de lo lento que comenzó la semana de la moda en Nueva York, durante el fin de semana empezó a agarrar un poco de fuerza. El primer diseñador en sorprender y dar este impulso fue Alexander Wang. En ánimos de mostrar que ha madurado canceló su “infame” Wang Fest y llevó a editores y periodistas de moda a ver su nueva colección en las antiguas oficinas de Conde Nast, donde Wang fue un pasante.

La colección, mucho más madura con ciertas retrospectivas de Alaîa y un toque de Gianni Versace en los 80, siguió siendo una colección enfocada a la noche, la fiesta, la diversión y lo sexy. Vestidos tipo “body-con”, con zippers que lo complementaban, fue de mis favoritos. También tuvo una vibra muy Matrix, futurista, arriesgada y un poco dominatriz. De lo más comercial fueron los leggins con estampados de su marca, enfocándose en la tendencia del branding y de lo más delicado: un chaleco bordado en cadenas brillantes, que sirve de accesorio para darle un toque rebelde, pero elegante a cualquier atuendo.

Victoria Beckham

Durante el fin de semana también vimos a Victoria Beckham cumplir su décimo aniversario como diseñadora. Victoria, quien antes era conocida solo por ser Posh Spice, se ha dedicado de fondo a su marca.  Como dato, Beckham fue pasante de Mar Jacobs y Zac Posen antes de empezar su imperio.

Su nueva colección denota la madurez de 10 años en el mercado, sin perder esa sobriedad que la caracteriza. Con colores enfocados, pantalones militares, cintura ajustada complementada con leggins de cuero denotaron la colección. Les dio a atuendos, que ya hemos visto, un sentimiento de avant-garde que los hace interesantes. También vimos vestidos asimétricos de seda o de pliegues combinados con motivos de pieles de animales falsos. De los accesorios, vimos carteras gigantes color lila y mostaza que se veían súper graciosas y le daban mucha frescura a la pasarela. Si bien no vimos nada electrizante, los trench coats de animal prints sobre el vestido azul se vieron maravillosos. La construcción de abrigos, vestidos y deconstrucción de ciertas piezas (como la variación del poncho con bolsillos gigantes) son piezas interesantes e icónicas en el closet.

Brandon Maxwell

Brandon Maxwell presentó como siempre una colección hermosa, chic y fabulosa, con ciertas variaciones de piezas icónicas que le dan un extra.  La pasarela tuvo lugar en Columbus Circle, viendo hacia el sur de Central Park. La inspiración para ella: “todo el mundo, su familia, amigos… todo el mundo (repitió)”. Combinó lanas con sedas, estampados brillosos y le dio a la mujer una estética elegante, pero arriesgada. Mezcló un conjunto de jeans con solapas de lana de merino en una simetría perfecta. Tuvo color, amarillo en diferentes siluetas, pero cortes tan delicados y caídas tan sutiles que se vio sublime. Las combinaciones del rosa viejo y el frambuesa también se repitieron y se vieron formidables. Honestamente, siento que podría vestir toda la colección. Gigi Hadid desfiló una falda de seda bordada en tullés y un suéter de lana con capucha, con un prendedor de escarabajo, a la altura de su clavícula izquierda. Y aunque mucho de lo que vivimos fue más enfocado a lo comercial y menos en esa “gran moda”, fueron piezas bien pensadas con detalles elaborados que las saca de la cotidianidad y las hace únicas.

Sencillamente hermosa.

Gabi Ramos

Colaboradora de Kena desde Nueva York.

Gabi Ramos columnista de moda