¿Qué tan común nos es la violencia?

Soy mexicana, vivo en México y tristemente debo reconocer que también me he acostumbrado a escuchar noticias horribles, cada día. Violencia de todo tipo, agresiones cada vez a mayor escala y muertes, muchas. Pero aquí no solo son habituales las tragedias que difunden los medios, también lo son aquellos dramas que suceden en la colonia que vivimos, el taller donde trabajamos o incluso, en la misma casa que habitamos: me refiero a las violencias contra las mujeres. Así, en plural, porque existen muchísimas formas de agresión y la mayoría de ellas están normalizadas ante los ojos de casi todo el mundo.

Si bien la escalada de violencia y crimen organizado es un fenómeno reciente que escandaliza –qué bueno que así sea – las muchas maneras de violentar a las mujeres llevan siglos sucediendo ante nuestros ojos sin que nadie se atreviera siquiera a hablar del tema.

Una forma de alzar la voz

Hoy las cosas están cambiando y el primer paso es sacar las historias de las sombras y liberar a las víctimas de la vergüenza y prejuicios que han cargado por tanto tiempo.

Ese es el objetivo de #Spotlight, una iniciativa global de la Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas que recién fue lanzada en México con el objetivo de poner el foco sobre la violencia contra las mujeres y las niñas y sumar esfuerzos con el gobierno mexicano para hacer realidad la igualdad de género y el empoderamiento femenino en nuestro país.

Violencia a cada paso

En México cargamos con una cifra insoportable de 9 mujeres asesinadas cada día, pero si bien el feminicidio es la expresión más salvaje de la violencia contra una mujer, lo cierto es que todo empieza con eventos cotidianos a los que durante años hemos restado importancia: el piropo a media calle, el galanteo insistente de un compañero de trabajo, el mal humor de un papá, las exigencias desproporcionadas del jefe, el deber que una esposa debe cumplir.

Pues bien, hay que decir que nada de lo anterior es romántico ni mucho menos normal. La violencia feminicida nace en cualquier acto de discriminación hacia cualquier persona por el hecho de ser mujer. Por eso en México #SpotlightMx prestará especial atención a prevenir y erradicar la violencia doméstica, la violencia sexual, la trata de personas, la explotación sexual y económica-laboral entre otras prácticas discriminatorias.

Y es que en nuestro país – como seguramente sucede en muchos otros lugares – la lucha feminista no solo se enfrenta a los usos y costumbres de nuestra sociedad, sino que más de una vez se topa con pared ante instituciones que aunque hayan sido creadas para atender de manera eficaz y eficiente a niñas y mujeres mexicanas, en los hechos no operan. Esto hace que el acceso a la salud, a la educación, a la justicia y a una vida libre de violencia sea un verdadero reto.

En este sentido #SpotlightMx va a ayudar a quitar algunos pretextos, sobre todo los que tienen que ver con presupuesto. En los primeros cuatro años de operación destinará 7 millones de dólares para emprender acciones encaminadas a prevenir y erradicar el feminicidio en cuatro municipios que registran altas tasas de defunciones femeninas: Ciudad Juárez (Chihuahua), Ecatepec (Estado de México), Naucalpan (Estado de México) y Chilpancingo (Guerrero).

Él feminicida, yo feminicida

Si bien esta gran iniciativa global está diseñada y fondeada para trabajar a nivel institucional de la mano con el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil, lo cierto es que no habrá programa ni dinero que alcance si no tomamos este tema como algo muy personal.

Imagen de ONU videos

El feminicidio no es algo que le pasa a las otras, a las que viven en ciertas zonas o a las que se dedican a ciertas actividades. Lo voy a repetir para que no se nos olvide: la muerte violenta de una mujer empieza en las pequeñas violencias de todos los días y lo voy a escribir aunque me duela hacerlo: la violencia feminicida no solo es de hombres hacia mujeres, muchísimas veces la violencia cotidiana es perpetrada por las propias mujeres.

Visto así, el combate a los índices de éste crimen nos toca a todas y todos.

El grito de ¡¡¡Ni una más, ni una muerta más!!! que retumbó en los oídos de todos los presentes en el lanzamiento de #SpotlightMx no podrá ser una realidad mientras no cambiemos, al menos, nuestra forma discriminatoria de hablar:

¡Ni una india más!

¡Ni una chacha más!

¡Ni una golfa más!

¡Ni una pobre más!

¡Ni una buscona más!

¡Ni una provocativa más!

¡Ni una desobediente más!