París me tiene totalmente enamorada. Entiendo perfectamente como Fitzgerald, pasó tanto tiempo acá y como se sintió inspirado para escribir el «Gran Gatsby», al igual que un sin número de artistas.  La grandeza y el lujo que esta ciudad presenta, en cada esquina, es simplemente «Magnifique», así como lo fue el día de ayer que comenzó con la británica Stella McCartney.

McCartney presentó una colección que exigía atención, la diseñadora exhibió una propuesta interesante en pantalones arruchados en la cintura y anchos, la nueva silueta se vio bien muy elegante, sobre todo al caminar.

Esta pasarela estuvo llena de muchos mensajes, entre ellos ‘Thanks Girls’ y ‘No Leather’. El ‘No Leather’ fue uno personal e importante para la diseñadora, quien se ha dedicado a usar materiales amigables para el ambiente, no usa ni el pelaje animal ni el cuero en sus diseños. Admirable sí, pero existe el rumor que a diferencia utiliza un sustituto conocido como ‘Pleather’, el cual se dice que es tóxico a largo plazo para el cuerpo. Sin embargo, ese es otro debate. La estética de la colección estuvo impecable, femenina y muy pero muy innovadora.

mccartney

MCCARTNEY

También se presentó Giambattista Valli. Debo admitir que, por primera vez, me sentí decepcionada por el diseñador. Le dio mucho enfoque a un brassiere negro, acompañado por sus faldas de tulle opulentas o por magníficos pantalones de corte esmoquin, no entendí mucho el punto de su inspiración. Exhibió vestidos holgados de estampados floreados con muchos pliegues. Sin duda la calidad del textil fue de primera, pero a nivel visual fue muy normal, de hecho, no me sorprendería si Zara en unas semanas repite la pasarela.

giambattistavalli

VALLI

Luego tuvimos a Hermès, esta casa mantuvo una línea editorial ,por decirlo de alguna manera, muy consistente. Colores pasteles, accesorios tradicionales y pañuelos de seda. El ‘leitmotiv’ de esta casa siempre ha sido su postura clásica y lo elaborado de cada pieza, y así fue. Estuvo hermoso como siempre.

hermes

HERMÈS

Finalmente, estuvo Sarah Burton para Alexander McQueen. Los invitados llegaron a los Jardines de Luxemburgo y allí fueron recibidos por una vasta pasarela forrada por alfombras pintadas a mano, aludiendo a las Shetland Islands, lugar en el norte de Escocia donde la creativa consiguió su inspiración. Propuso un misticismo romántico de siluetas renacentistas con estampados y bordados fantasiosos inspirados en historias de bosques encantados, combinado con el  marcado estilo de Alexander McQueen: fuerte, irreverente, roquero, donde el cuero con aplicaciones metálicas predominan.

La creativa logró lo que consideró la mejor pasarela de su vida. Sin duda, usaría cada atuendo, desde los vestidos negros transparentes con las chaquetas de cuero y los botines con pedrería incrustada sobre estampados de flores, hasta los vestidos de corte renacimiento con bustiers de cuero ajustados. Simplemente fue mágica y real a la vez. Delicada pero fuerte. Logró compenetrar contrastes en una historia única con la cual es sumamente fácil que la mujer moderna se sienta identificada.

mcqueen

MCQUEEN

Llena de ideas, de romance, de inspiración y rodeada de belleza admito que no encuentro suficientes palabras para los sentimientos que esta ciudad y esta semana de la moda transmiten. Lo que si les digo es que ha sido ¡fantástico! 

Luego les cuento sobre Chanel.

Comparte tu opinión