Por: Yamileth Niño / Fotos: Pixabay

El nombre de la mostaza viene del latín Mustum ardens –mosto ardiente. Se llama así porque cuando se mezclan sus semillas machacadas con mosto, se aprecia el característico gusto picante de la mostaza.

Aunque hay miles de tipos, hoy te diremos cómo preparar una sencilla en casita.

Mostaza casera

Ingredientes

  • ½ taza de semillas de mostaza blanca. Si no encuentras mostaza blanca, puedes sustituirla por mostaza negra (la consigues en tiendas donde venden semillas)
  • ½ taza de agua
  • 1/3 de taza de vinagre blanco o de manzana
  • ½ cucharada sopera de sal
  • 1/5 de taza de azúcar (aproximadamente 50 g)
  • 1 cucharada sopera de cúrcuma o curry
  • ¾ de cuchara sopera de ajo en polvo
  • ½ cucharada sopera de cebolla en polvo
  • 1 pizca de canela

Preparación

1 Calienta el agua hasta que hierva y, posteriormente, retira del fuego.

2 En el agua caliente vierte las semillas de mostaza, la cúrcuma, el ajo, la cebolla, la canela y la sal e incorpora muy bien. Deja reposar durante 15 minutos o hasta que la mostaza suelte el mucílago (sustancia viscosa contenida en la composición de la semilla).

3 Coloca esta mezcla en la licuadora. Agrega el vinagre poco a poco, el azúcar y licua. Si utilizas mostaza negra, después de licuarla, puede colarla para que no queden residuos de la cáscara.

4 Cuando está perfectamente licuado, vierte la pasta en una olla y pon a hervir durante un minuto. Retira del fuego.

Envasado y conservación

  • Aún caliente la pasta, envasa en un frasco previamente esterilizado y ciérralo perfectamente.
  • No olvides colocarle una etiqueta donde especifiques: nombre, fecha de elaboración y caducidad.
  • La mostaza elaborada mediante esta técnica tiene una vida de alacena aproximadamente de tres meses. Una vez abierta, su duración será de dos meses. Mantenla en refrigeración.

TAPAS DE QUESO Y JAMÓN SERRANO CON SALSA DE MOSTAZA Y PIÑA